13/08/2022
11:36 PM

Más noticias

Investigadores solo hallaron la blusa de Allison Nahomy

Prueba de luminol dio positiva en el baño de la vivienda, lugar distinto a donde encontraron muerta a la pequeña de 9 años, cuyo caso es un homicidio.

GRACIAS

Pruebas de luminol, vaciados telefónicos, toma de declaraciones y otras pruebas forenses son parte de las acciones que ejecutan agentes investigativos con el fin de saber qué ocurrió la tarde del 8 junio, día en que Allison Nahomy Argueta Villalta (de 9 años) fue hallada muerta en el patio de la vivienda donde residía en el barrio Las Delicias, Lepaera, Lempira.

Tres semanas han transcurrido desde el crimen contra la niña y a medida que continúan las averiguaciones ejecutadas por equipos de investigación del Ministerio Público y de la Policía, surgen más pruebas que contradicen las primeras versiones dadas a conocer en torno a su muerte.

La ausencia de la niña, reconocida por su carisma, alegría, vivacidad y bondad, no solo es extrañada por sus parientes más cercanos, sino también por sus compañeros de clase y los maestros que la conocieron.

En el salón de clases de la sección B de cuarto grado en la escuela Manuel Bonilla, la ausencia de la niña es resentida por su maestra y sus compañeros, que han insistido en recordar y respetar la memoria de Allison, dejando su pupitre intacto.

Margarita Villanueva fue la maestra de Allison Nahomy por cuatro años y contó entre lágrimas cuánto extrañan a la menor. “Hasta el sol de hoy no lo podemos asimilar, los niños la extrañan al ver su silla vacía”, relató la maestra, quien agregó que sus alumnos le hacen preguntas sobre lo que pasó.

“Me tengo que contener las lágrimas para procurar la salud emocional de ellos. Ha pasado el tiempo y no asimilo aún lo que le pasó, pero sé que es un ángel que está en el cielo”, dijo entre lágrimas la docente.

Villanueva pidió que “se investigue qué pasó realmente, pero que se respete el dolor de sus padres, que se respete la imagen de la niña. Como maestra me uno a su dolor porque quería mucho a Allison”.

Claves

Se espera que en los próximos días se obtengan los resultados del vaciado telefónico que se practica al aparato celular de la menor y se analizarán videos de cámaras de vigilancia que podrían confirmar o descartar las declaraciones de testigos.

La Prensa intentó obtener la opinión del Leopoldo Argueta, padre de Allison Nahomy, sin embargo, el progenitor explicó que prefiere esperar a que las autoridades competentes le informen de manera oficial los resultados del proceso investigativo.

Esclarecimiento del caso

La noche del 8 de junio una llamada al sistema de emergencia 911 advirtió a las autoridades policiales que una niña había sido atacada hasta la muerte por su mascota, un cachorro pitbull mixto de 6 meses, llamado Rocky.

Ante la denuncia, funcionarios policiales y de la Fiscalía de Lepaera se desplazaron hasta el barrio Las Delicias para confirmar la información; sin embargo, encontraron que la menor ya estaba siendo velada en un inmueble aledaño a la vivienda donde residía.

Los agentes de investigación no encontraron escena del crimen, puesto que el cuerpo de la menor había sido trasladado por parientes a una clínica privada.

Luego procedieron a preparar el cuerpo y velarlo.Los técnicos de investigación recuperaron al cachorro y lo trasladaron a la cabecera departamental de Lempira para que se le tomaran los patrones de mordedura y verificar si las heridas de la menor coinciden con la dentadura del can.

Al consultar con testigos y allegados, los investigadores encontraron contradicciones en las declaraciones de los testigos, por lo que iniciaron las averiguaciones.

El 9 de junio, cuando se disponían a sepultar el cadáver de la menor, la Fiscalía obtuvo la venia de la familia para trasladar el cuerpo de Allison Nahomy a la morgue de Medicina Forense en Santa Rosa de Copán, donde se le practicó una autopsia.

Para recordar

El informe forense revela que a la niña no la mató el perro pitbull y que había sido ultrajada.

La versión de que el perro había atacado a la menor hasta matarla se mantuvo dos semanas después hasta que LA PRENSA Premium reveló que el informe forense estableció que la niña de 9 años fue víctima de ultrajes sexuales y homicidio.

En la autopsia se revela que las heridas fueron hechas por un objeto filoso no por las mordeduras de un perro.

Fuentes del Ministerio Público y la Policía Nacional confirmaron a este rotativo que los investigadores realizaron pruebas de luminol en la vivienda donde residía y fue hallada muerta, las cuales dieron positivo en el baño, es decir, que se hallaron rastros de sangre en un espacio distinto al que se dijo que habían encontrado muerta a la menor.

Se conoció que se realizan pruebas forenses en la única prenda de vestir que supuestamente la menor tenía puesta cuando fue atacada. Se desconoce el paradero de otras prendas que la menor traía puestas ese día.

A pesar que, cuando se practicó la autopsia, el cuerpo ya había sido preparado con formalina, identificaron que no tenía señales de mordeduras en brazos y piernas y que además presentaba hematomas en la frente y parte de su rostro, así como en otras partes de su cabeza.