30/06/2022
08:37 PM

Más noticias

Padre de Allison Argueta: “Si yo hubiera notado alguna agresividad en el perro, lo alejo de mi niña”

El padre de Allison Nahomy descarta que madre del cachorro la atacó. Odontólogo forense analizará el dictamen de la autopsia

Santa Rosa de Copán. Las averiguaciones para determinar qué ocurrió la tarde del 8 de junio, día en que murió por el ataque de su mascota la pequeña Allison Nahomy Argueta Villalta (de 9 años) continúan en el municipio de Lepaera, un pueblo consternado por la tragedia.

Fiscales del Ministerio Público en Lempira informaron que ya se encontró un lugar que adoptará a Rocky, el cachorro pitbull que habría atacado a la menor en el patio de su casa.

Rocky será entregado a la organización Arca de Noé de Siguatepeque, mientras que la madre del cachorro, otra perra de la misma raza que también estaba en la casa de la familia de Allison, aún se encuentra con la familia.

“Esta semana irá un odontólogo forense para analizar el dictamen de la autopsia. Un psicólogo canino evaluará el comportamiento de los dos perros”, dijo el portavoz del Ministerio Público, Yuri Mora.

Tragedia

Leopoldo Argueta, padre de la menor, lamentó entre sollozos que haya personas que “están aprovechando esta situación que nos ha causado tanto dolor para levantar el perfil en redes sociales, usando a mi hija y esta situación para atraer seguidores más que todo en Facebook y Tik Tok”.

“Por cuestiones de principios, deberían respetar el dolor de la familia. Me he tratado de aislar de las redes sociales porque han sido más un martirio en estos momentos en que solo los verdaderos amigos han estado con nosotros”.

El progenitor aseguró que “el Ministerio Público ha hecho lo que corresponde como ente investigativo y nosotros como familia estamos colaborando para que esto termine de buena forma, en ningún momento nos opusimos a que ellos levantaran información o que a la niña se le hiciera la autopsia”. Explicó que fue que no hubo coordinación oportuna con el MP y que les avisaron que trasladarían el cuerpo a la morgue de Santa Rosa de Copán a escasos minutos del entierro.

Argueta lamentó también que se diga que los perros de su casa hayan sido maltratados ya que “son nuestras mascotas, eran de la familia, les hemos dado los cuidados tanto como hemos podido”.

Indicó que buscará una familia que adopte a Kiara, pues les tiene amor y cariño. Dice que amarraban a los perros porque querían evitar que salieran de su casa y fueran atropellados.

En cuanto a la sospecha del ataque de la perra a su hija, Argueta duda “porque Kiara estaba el mismo patio, pero separados; donde yo encontré a mi hija había un muro de un metro de altura que mantenía aislados a los dos perros”.

Aseguró que le dieron a “Rocky y a Kiara todos los cuidados que pudimos como nuestras mascotas, pero el instinto asesino le salió ese día. Durante estos siete meses yo jamás observé que Rocky fuera agresivo, más bien era muy juguetón, si yo hubiese visto que me indicara que era agresivo, lo hubiera alejado de mi niña o buscado regalarlo antes de esta desgracia”.

Regulación

En el municipio de Lepaera muchos vecinos han reaccionado con temor a la raza de perros pitbull y la alcaldía buscará la manera de regular la tenencia de los perros.

El alcalde Félix Pineda Pérez dijo que desde el día de la tragedia se realizaron acercamientos con el Ministerio Público para encontrar alternativas y que en Lepaera “no haya perros de esa misma raza por su peligrosidad”.