17/04/2024
12:38 PM

“Mi hija tenía muchos sueños, no merecíamos esto (...) Yo no pido justicia terrenal, pido justicia divina”

  • 08 febrero 2022 /

La universitaria estuvo de cumpleaños el lunes y ayer su familia tenía previsto partirle el pastel en su casa.

San Pedro Sula

“Mi hija tenía muchos sueños, no merecíamos esto”, expresaba ayer en medio de su llanto Edwin Cano, padre de la universitaria Andrea Yamileth Cano Rosales.

Cano relató que la joven salió a las 6:00 de la mañana y cariñosamente se despidió de él como siempre lo hacía.

“El lunes estaba de cumpleaños y en la casa le teníamos el pastel y hoy (ayer) se lo íbamos a partir”, recordó el acongojado padre.

“Yo no pido justicia terrenal, pido justicia divina, la justicia de Dios es mejor todavía y la única que puede hacer la diferencia. No merecíamos esto y si hubiéramos hecho algo lo aceptaríamos”, dijo Cano.

“Dios dice en su palabra que el injusto por su pecado será quitado de esta tierra, pero mi hija servía al Rey de reyes, Señor de señores. Nosotros servimos al Dios grande y poderoso y no entiendo por qué Él hoy permitió esto en nuestras vidas”, lamentó Cano.

Expresó que su hija tenía muchos sueños, “estaba preparándose, estudiando, acababa de pagar una colegiatura de clases de inglés a las que iba cuando la mataron”.

“Ella trabajaba conmigo en la fabricación de muebles y estaba cursando la carrera de ingeniería en sistemas en la universidad”, indicó el padre de la joven Andrea, quien estaba en el lugar en compañía de su otra hija que se salvó milagrosamente.

“Mis hijos son muy apegados a mí. Yo la crié sin mamá, sólo yo. Ella tiene su mamá, pero está en otro lado”.

Amigos y hermanos de religión de don Edwin Cano llegaron a solidarizarse con él.

El cuerpo de la joven Andrea Yamileth Cano fue retirado ayer en la tarde por sus familiares de la morgue de la Dirección Regional de Medicina Forense.

Hechos

La universitaria Andrea Yamileth Cano saló de su casa para recibir sus clases de inglés, pero 20 minutos después fue ultimada en el rapidito que viajaba.

Andrea Cano (de 21 años) fue asesinada en el ataque de un sicario que mató al motorista de la unidad de transporte en la que iba la joven con su hermana.

Las dos hermanas abordaron el rapidito en la colonia Central del sector Rivera Hernández donde se ubica su casa. Ambas iban en el asiento delantero del bus a la par del conductor.

Al llegar al desvío que comunica con el bulevar del este, el motorista para salir más rápido a esa vía se metió al predio de una gasolinera.

Cuando el chofer hizo el alto para ingresar al bulevar se le puso a la par una motocicleta de la cual se bajó un hombre que le disparó con una pistola.

Las dos hermanas al ver la acción del individuo intentaron bajarse del bus, pero una de las balas impactó en la cabeza de la joven Andrea cuyo cuerpo quedó recostado en el asiento cerca de la puerta del pasajero.

Su hermana milagrosamente se salvó de morir y logró salir de la cabina. Andrea estudiaba la carrera de ingeniería en sistemas en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras del Valle de Sula (Unah-vs).

El conductor que fue identificado por sus familiares como Irvin Xavier Boquín (de 33 años) quedó sin vida con su cabeza recostada sobre la puerta.

Las autoridades policiales informaron que, según lo relatado por testigos, el homicida se transportaba en una motocicleta color negro en la que huyó por el bulevar rumbo al este.

Al lugar llegaron familiares de la joven universitaria y compañeros de trabajo y parientes de Boquín. Los compañeros del motorista dijeron que no tenía problemas con nadie, pues era bien tranquilo y bromista.

Las autoridades policiales informaron que la principal hipótesis que investigan en cuanto al móvil del doble crimen es el cobro de extorsión.