23/06/2024
03:22 PM

“La extorsión nos tiene de rodillas”: operadores de buses

  • 26 enero 2023 /

En lo que va del año han ultimado a ocho trabajadores del transporte, de los que a tres asesinaron en Choloma y dos en San Pedro Sula.

San Pedro Sula. Los operadores de las empresas de transporte Impala y Caribe, que cubren la ruta de esta ciudad a Puerto Cortés, pararon sus unidades ayer ante la inseguridad que viven por el cobro de extorsión.

“La extorsión nos tiene de rodillas”, fue lo primero que exclamaron motoristas y ayudantes de esas empresas, a las que dos sicarios les asesinaron a un compañero de trabajo el miércoles cuando venía en ruta en el rapidito en que trabajaba como ayudante.

Antes de matar al ayudante Mario Javier Deras (de 17 años), uno de los sicarios le entregó al conductor de la unidad de transporte un teléfono celular con unos proyectiles y le dijo: “Lleváselo al dueño del bus”, lo cual es un claro mensaje de extorsión.

Los operadores de esas empresas dijeron que para ellos es una situación difícil parar los buses porque cada día tienen que llevar el sustento de sus familias, pero se ven obligados a no trabajar, pues temen por sus vidas.

Dijeron que cada vez que salen a laborar no saben si van a regresar a sus casas ante la inseguridad que impera en ese sector. Manifestaron que el año pasado les mataron a cuatro compañeros y sus hijos quedaron huérfanos.

Datos

1_Los tres crímenes de los ayudantes y el motorista ocurridos en Choloma están en la impunidad. El 90% de los crímenes quedan impunes, según el transporte.

2_El estado de excepción para combatir la extorsión en Honduras se amplió 45 días el 6 de enero, vence el 20 de febrero.

Los conductores y ayudantes demandan más seguridad de parte de las autoridades del Gobierno porque ellos están a merced de los delincuentes.

Expresaron que están consternados por la muerte de su compañero Mario Javier Deras, a quien describieron como un joven tranquilo y trabajador.

El crimen de Deras se suscitó a menos de 24 horas de que el conductor y el ayudante de un rapidito que cubre el corredor de la colonia Cerro Verde del sector López Arellano de Choloma a San Pedro Sula fueran ultimados al ser acribillados por dos sicarios. La muerte de esos dos operadores del transporte de nombre Roberto Paz y José Orellana ocurrió en la entrada a la colonia López Arellano.

En lo que va del año han ultimado a ocho trabajadores del transporte, de los que a tres asesinaron en Choloma, dos en San Pedro Sula y dos en la capital.