24/02/2024
02:28 PM

Anciana sampedrana es ultimada en asalto en Cleveland, Ohio

  • 17 septiembre 2018 /

La víctima fue identificada como Eusevia García (de 94 años), su hija Marina García (de 74) también fue atacada por un hombre que ingresó a la casa cuando dormían

San Pedro Sula, Honduras

Una anciana hondureña murió en la ciudad de Cleveland, Ohio, luego de que un hombre ingresara a su vivienda y la atacara para cometer un asalto.

Eusevia García (de 94 años) falleció en un hospital, detallan medios locales.

La hija de doña Eusevia, Marina García (de 74), resultó con un traumatismo craneal y está ingresada en el mismo hospital adonde falleció su madre. Personal médico informó que la septuagenaria se encuentra estable.

Hechos

De acuerdo con la Policía de Cleveland, el hecho ocurrió antes de la 1:45 de la madrugada del lunes en la cuadra 6200 de Gertrude Avenue. El sospechoso ingresó a la casa por una ventana y atacó a la mujer de 94 años y a su hija Marina García, quienes dormían en una de las habitaciones.

“Asaltó físicamente a ambas mujeres y tomó propiedades de su hogar”, cita el sitio de noticias FOX 8 Cleveland.

El ladrón fue descrito como un hombre negro, alto y delgado, de unos 25 años.

Marco Tábora García, hijo de doña Eusevia, y quien tiene 35 años de residir en Estados Unidos, contó a LA PRENSA que su madre y su hermana estaban visitando a sus hijas y nietas cuando fueron atacadas por el ladrón. Agregó que el hombre primero golpeó a su hermana en la cabeza y la dejó inconsciente, luego asfixió a su madre con una almohada.

Tábora García, quien es un reconocido motociclista de los años 80 en San Pedro Sula, puesto que ganó varios trofeos en competencias a nivel nacional, lamentó la trágica muerte de su madre y dedicó unas palabras en Facebook.

“Triste noticia! Mi madre bella murió este día -ayer- en la madrugada y que haya muerto no me sorprende, fue asesinada a sus 94 años. Un cobarde ladrón le quito la vida. Mi hermana fue brutalmente golpeada en la cabeza y está en el hospital; su condición es estable. Y eso no fue en Honduras, fue en Cleveland, Ohio. Madre mía, voy a extrañar mucho tus llamadas telefónicas, donde me contaste más de mil veces las mismas historias y yo siempre me reí como si nunca las hubiera escuchado. Gracias por tu buen sentido del humor, ese se queda conmigo, tus chistes, tu risa y tu manera de ver la vida, gracias por haberme educado a tu manera.

Madre mía, siempre vivirás en mi corazón”, escribió.