Fiscales solicitan videos de donde departió Keyla Martínez

Como parte de las investigaciones tomaron declaraciones al dueño y empleados del local. Piden investigar a subcomisionado que era jefe en Intibucá por homicidio en 2011.

Familiares dieron el último adiós a Keyla Martínez el miércoles 10 de febrero, tres días después de su muerte.
Familiares dieron el último adiós a Keyla Martínez el miércoles 10 de febrero, tres días después de su muerte. /

TEGUCIGALPA.

Nueve días pasaron desde la muerte de la universitaria Keyla Patricia Martínez en el interior de una celda de la posta policial de La Esperanza, Intibucá, y las investigaciones continúan por parte de los entes encargados.

En las últimas horas, los fiscales solicitaron los videos del centro de eventos adonde se encontraba Martínez y su acompañante. Además, interrogaron al dueño y los empleados del local.

El Ministerio Público anunció ayer que no emitirá declaraciones a fin de no entorpecer la investigación. Las declaraciones del médico y amigo Edgar José Velásquez Orellana y de al menos siete testigos, entre ellos detenidos en la celda con el doctor, coinciden en que la universitaria aseguró que se quitaría la vida si no la sacaban de la celda. Este extremo tomaría fuerza con el hallazgo del abrigo de la joven colgado en la puerta de la celda.

Un informe preliminar de la Dirección Policial de Investigaciones (DPI) revela que horas antes de la muerte de Keyla, su amigo el médico había sido denunciado por escándalo público ante el 911.

Edgar José Velásquez fue detenido en el barrio Plaza de Armas por incumplir el toque de queda y a la vez mediante denuncia al 911 por escándalo público”, señala el documento.

Investigación. La muerte de la estudiante de Enfermería Keyla Patricia Martínez en la sede policial de Intibucá que estaba bajo la dirección del subcomisionado Melvin Alexander Alvarenga Deras no es la primera en la carrera de este oficial.

Fuentes policiales han pedido a la Fiscalía de Delitos contra la Vida del Ministerio Público que investigue sus antecedentes porque le precede un caso similar ocurrido el 1 de mayo de 2011 en la posta policial de la colonia Nueva Capital en Comayagüela.

Ese día, Ramón Arístides Martínez (de 50 años) fue detenido y asesinado a golpes en la posta de la colonia Nueva Capital, la cual formaba parte del distrito policial de la colonia San Francisco, al mando de Alvarenga.

Entre sus cargos se destaca que el 6 de abril de 2011 el oficial fue nombrado jefe del distrito policial de la colonia San Francisco hasta el 23 de junio de 2012.

Aunque en su hoja de vida policial hasta 2014 no se menciona algún antecedente delictivo, según las fuentes policiales, Alvarenga fue uno de los que agredió al señor Arístides Martínez, quien recién había tenido una cirugía; sin embargo, nunca se le acusó judicialmente.

Los policías Fredy Nahún Álvarez Rodas y Osman Alexander Pavón López se responsabilizaron del hecho.

Al entonces jefe policial del distrito de la San Francisco nunca se le acusó judicialmente. Se trató de contactar a este oficial, pero resultó imposible porque está suspendido del cargo y bajo investigación del Ministerio Público.

La Secretaría de Derechos Humanos, a través del procurador Leonel Casco, tuvo conocimiento del hecho. Casco rememoró que la Policía capturó a Arístides Martínez por andar en estado de ebriedad y por una denuncia de un familiar, que nunca pensó que los policías lo matarían a golpes.

Alcaldía pide que muevan Jefatura Departamental

Ante los últimos incidentes ocurridos en la ciudad de La Esperanza, el alcalde Miguel Fajardo está solicitando la reubicación de la estación policial a otro sector del municipio.La Jefatura Departamental de Intibucá tiene su sede principal en el centro de La Esperanza, frente al parque, en donde es uno de los atractivos turísticos.

“El edificio es del casco histórico del pueblo de La Esperanza, ocupado por la Secretaría de Seguridad y ahora se debe hacer una revisión porque existen riesgos, ya que han ocurrido muchos sucesos”.

El alcalde dijo que aparte de lo social hay riesgos eléctricos de energía por la antigüedad del edificio, “ya hay un edificio para la reubicación de la Policía, en 2019 yo le solicité al ministro de Seguridad, Julián Pachecho, para hacer esa reubicación”. Los pobladores también han expresado sus molestias, ya que cuando hay protestas que terminan en enfrentamientos, la parte comercial y pobladores son afectados por los disturbios.

La Prensa