Honduras ha destruido 20 pistas del narcotráfico en lo que va del año

Las pistas clandestinas son usadas para el tráfico de cocaína a México y Estados Unidos.

 La pista clandestina quedó inhabilitada con cuatro cráteres de quince metros de ancho por seis de profundidad, precisó la Fuerza de Seguridad Interinstitucional Nacional de Honduras (Fusina). EFE/Miguel Gutiérrez/Archivo
La pista clandestina quedó inhabilitada con cuatro cráteres de quince metros de ancho por seis de profundidad, precisó la Fuerza de Seguridad Interinstitucional Nacional de Honduras (Fusina). EFE/Miguel Gutiérrez/Archivo

Tegucigalpa.

Las autoridades de Honduras han destruido en lo que va de 2020 un total de 20 pistas de aterrizaje clandestinas, una de ellas este viernes, usadas por narcotraficantes para llevar cocaína y otras drogas a México y Estados Unidos, informó una fuente oficial.

La Fuerza de Seguridad Interinstitucional Nacional de Honduras (Fusina) indicó que la última "narcopista" fue ubicada y destruida en el municipio de Brus Laguna, departamento de Gracias a Dios, fronterizo con Nicaragua.

El espacio, de 1.000 metros de largo por 30 de ancho, fue inhabilitado con explosivos detonados por soldados de la Fuerza de Tarea Conjunta Paz García y el primer Batallón de Ingenieros, añadió.



La pista clandestina quedó inhabilitada con cuatro cráteres de quince metros de ancho por seis de profundidad, precisó la institución hondureña.

Esta es la pista de aterrizaje clandestina número 20 inhabilitada, la mayoría en Gracias a Dios, por las autoridades hondureñas en lo que va de este año.

La pista fue destruida en el marco el escudo aéreo, marítimo y terrestre que las autoridades hondureñas pusieron en marcha en 2014 para reducir el tráfico de drogas procedentes de América del Sur.



Un total de 292 espacios aéreos utilizados por los carteles del narcotráfico para transportar drogas, principalmente cocaína, han sido destruidas desde que inició el escudo terrestre, según las autoridades.

Honduras ejecuta el escudo aéreo de manera unilateral, mientras que en el marítimo cuenta con el apoyo de EE.UU. a través de un guardacostas en aguas internacionales colindantes con las del país centroamericano en el Caribe.

Agentes de la Policía Nacional, la Policía Militar de Orden Público y otras instituciones desarrollan el escudo terrestre.



El Parlamento de Honduras aprobó en 2014 una ley que faculta a las Fuerzas Armadas a derribar avionetas que sean sospechosas de transportar drogas, por lo general procedentes de América del Sur.

El territorio hondureño es uno de los utilizados para el paso de la droga que llega de Suramérica con destino a Estados Unidos.

Según cifras oficiales, las fuerzas del orden decomisaron en 2019 más de 4.800 kilos de drogas, así como 50.000 plantas de marihuana.

La Prensa