219 ciudadanos fueron detenidos por no acatar el toque de queda por coronavirus

La Policía Nacional advierte que las medidas se endurecerán para evitar que el COVID-19 se siga propagando.

Las fuerzas del orden decomisaron alrededor de 350 licencias de conducir, por lo que los conductores deben pagar una multa de 600 lempiras.
Las fuerzas del orden decomisaron alrededor de 350 licencias de conducir, por lo que los conductores deben pagar una multa de 600 lempiras.

Tegucigalpa, Honduras.

La Policía Nacional reportó la detención de 219 personas durante el fin de semana por no acatar el toque de queda establecido por el Gobierno para evitar la propagación del coronavirus.

Según el reporte policial, estas personas fueron detenidas por no justificar su tránsito en vehículos y motocicletas durante el toque de queda. Todos fueron enviados a diferentes estaciones policiales.

Además, a través de los diferentes operativos fueron decomisados 317 vehículos a nivel nacional. Entre ellos hay 139 de origen particular, 38 taxis, 55 mototaxis, seis tricimotos, 74 motocicletas y cinco lanchas.

Además lea: Más de 300 muertos y unos 25,000 contagios en América pese a cuarentenas

Por otra parte, las fuerzas del orden decomisaron alrededor de 350 licencias de conducir, por lo que los conductores deben pagar una multa de 600 lempiras y si reinciden se le cancelará la licencia por seis meses, según las autoridades.

Todos los vehículos se decomisaron mediante acta y quedaron bajo vigilancia policial hasta que se termine el toque de queda.

"De no acatar las medidas de seguridad por parte de la población durante esta crisis sanitaria, las autoridades policiales se irán endureciendo gradualmente las disposiciones, con el único objetivo de evitar la propagación del Covid-19 en nuestro país", afirman las autoridades.

El presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, dijo la víspera en cadena nacional que la lucha contra el coronavirus en su país no ha sido fácil, pero que "lo más difícil está por venir", por lo que volvió a pedir a la población que se quede en casa.

La Prensa