Más noticias

Reprograman juicio para expolicías acusados de tres delitos

Los hombres fueron arrestados el 6 de octubre del 2017 en Santa Bárbara, por el supuesto delito de secuestro, entre otros.

Secuestro es uno de los delitos que pesan contra los cinco detenidos.
Secuestro es uno de los delitos que pesan contra los cinco detenidos.

San Pedro Sula, Cortés.

La sala cuarta del Tribunal de Sentencia reprogramó el juicio oral y público contra los expolicías Edwin Omar Galeas Castellón y Enrique Aguilar García, acusados de los delitos de privación injusta de la libertad agravada, robo agravado continuado en su grado de ejecución de tentativa y portación ilegal de arma de fuego.

Por la incomparecencia del acusado Enrique Aguilar García, el juicio programado para ayer, se suspendió y su inicio se pospuso para el próximo lunes 26 de agosto a las 9:00 am.

En el señalamiento aparecen como afectados por esos ilícitos, los hermanos Abisael Alberto y Jorge Alberto, ambos de apellidos Quintero Escobar, y además la seguridad interior del Estado de Honduras.

Lea también: Ultiman a un guardia de seguridad en Santa Rita, Yoro

Los imputados fueron apresados el 6 de octubre de 2017 tras una llamada de emergencia que dio lugar a la persecución, en la cual resultaron detenidos cinco sospechosos, entre ellos un policía entonces activo, un depurado y un tercero suspendido.

El operativo de captura lo realizaron elementos del comando Tigres y policías preventivos en la aldea Pueblo Nuevo, en Petoa, jurisdicción de Santa Bárbara. Allí los detuvieron por el supuesto secuestro de un menor de edad. En esa acción, junto a los ahora acusados fueron detenidos Wilmer Pérez Pérez, Mario Alexis Gómez García, policía activo, asignado a la Dirección Nacional de Policía Comunitaria en el sector Rivera Hernández, al igual que Enrique Aguilar García.

Además, fue aprehendido Carlos Roberto Calderón Urbina, policía depurado. A los detenidos se les decomisó un pick up, dos armas de fuego calibre 9MM, una de ellas de uso policial y dinero en efectivo.

Según la investigación que soporta la acusación de la Fiscalía contra los dos imputados, los cinco sujetos capturados llegaron a un negocio propiedad de la familia Quintero| Escobar, ubicado en la villa de Cofradía, jurisdicción de San Pedro Sula, Cortés, y tras identificarse como policías se llevaron a un menor de edad, a quien luego liberaron por la presión de los operativos policiales.