Más noticias

Desde El Pozo, "El Mago" habría ordenado asesinar a dos motoristas en La Ceiba

Víctor Artica, alias El Mago, sería quien dio la orden de matar a transportistas de Judá y Hedman Alas, según la Policía.

'El Mago' y otros reos de alta peligrosidad permanecen dentro de El Pozo, en Santa Bárbara, y en La Tolva, en El Paraíso.
'El Mago' y otros reos de alta peligrosidad permanecen dentro de El Pozo, en Santa Bárbara, y en La Tolva, en El Paraíso.

La Ceiba, Honduras.

Marco Antonio Reyes y Santos Saúl Enrique Varela fueron los infortunados motoristas que fueron ultimados recientemente a manos de sicarios que recibieron órdenes de Víctor Artica, alias El Mago, recluido en la cárcel de máxima seguridad conocida como El Pozo, informó este martes la Fuerza Nacional Anti Maras y Pandillas (Fnamp).

De acuerdo con las autoridades de La Ceiba, este recluso giró la orden de forma directa a Vivian Carolina Fúnez Velásquez (31), alias La Maniática, quien al parecer desde hace tres meses era jefa de la Pandilla 18 en La Ceiba, luego de que Rosa, alias La Diabla, estuviera en dicho cargo y fuera capturada.

"El Mago" es el principal sospechoso intelectual de los ataques contra las empresas de transporte Judá el 19 de mayo de este año y Hedman Alas el 23 de junio.

Lea además: Por fallos judiciales, reos de alta peligrosidad han ordenado crímenes

bus.1492(1024x768)
Ilustración de los dos autobúses en los que iban los motoristas asesinados en mayo y junio pasado.

-El primer hecho-

A eso de las 8:30 m del domingo 19 de mayo, el motorista de la empresa Judá fue asesinado de al menos 10 balazos frente a una gasolinera en el desvío de la calle hacia el Muelle de Cabotaje, en La Ceiba, zona norte del país.

La víctima fue identificada como Marco Antonio Reyes (30), cuyo cuerpo quedó inerte y ensangrentado dentro de la unidad de transporte público. El hecho criminal sucedió cuando cerca de dos individuos a bordo de dos motocicletas prácticamente obligaron al conductor a estacionar la unidad.

Según se conoció preliminarmente, uno de los malvivientes fue quien primero se acercó al ahora occiso con el objetivo de matarlo, mientras que el segundo estaba listo a accionar por si su compinche fallaba.

Un excompañero del fallecido relató que "era un buen hombre, honesto, trabajador y nunca le conocimos algo malo. Era un buen amigo, duele mucho que pase esto, pero así está el país". Se dio a conocer que el fallecido vivía en la residencial San Carlos, donde dejó tres hijos, y tenía un año de trabajar en el rubro.

-El segundo hecho-

Un poco antes de las 7:30 am del domingo 23 de junio, el conductor de autobús de la empresa Hedman Alas fue ultimado a balazos en la carretera CA-13, frente a la colonia Buenos Aires.

La víctima respondía al nombre de Santos Saúl Enrique Varela (55), originario de Tegucigalpa. Información preliminar indicaba que el hecho se registró cuando la víctima que conducía el autobús que cubre la ruta La Ceiba - San Pedro - Tegucigalpa, iba en plena marcha.

Al parecer, este era el primer bus que salía de la Terminal ceibeña este y luego de varios minutos de trayecto, una mujer le dijo al motorista que se sentía mal de salud, por lo que éste paró la unidad.

Fue en ese momento que los victimarios aprovecharon para acercarse y sin mediar palabra dispararle en reiteradas ocasiones. El ayudante, al mirar lo que acontecía, abrió la puerta del motorista y su cuerpo terminó cayendo al pavimento.

Tras lograr su cometido, los malvivientes se dieron a la fuga con rumbo desconocido, dejando el cuerpo del motorista inerte y ensangrentado, así como la compuerta principal izquierda con varios orificios producto de las balas.