Más noticias

Así asesinaron a familiares de Lucio Rivera en Olancho

Sujetos irrumpieron y les dispararon a tres mujeres y tres hombres, uno de ellos quedó herido.

Los sicarios ingresaron a pie a la finca y sorprendieron a las víctimas a quienes les dispararon. Los agentes hallaron armas en la ruta donde escaparon los hechores.
Los sicarios ingresaron a pie a la finca y sorprendieron a las víctimas a quienes les dispararon. Los agentes hallaron armas en la ruta donde escaparon los hechores.

Olancho, Honduras.

Un grupo de hombres ingresaron a la finca Grano de Oro y mataron a cinco personas mientras dormían, entre ellas José Matías Rivera, padre de Lucio Rivera, condenado a 104 años de cárcel por asesinato y asociación ilícita.

El quíntuple crimen se produjo en la aldea El Chichicaste del municipio de San Francisco en La Paz, donde también resultó una persona herida.

Según informes de la Policía, las víctimas son José Matías Rivera (de 68 años) y su compañera de hogar Dora Betulia Álvarez Gutiérrez (de 54) y la empleada doméstica de la familia Karina Meza (de 24). Además de Astrid Acosta, esposa de uno de los hijos de don José Matías, y el empleado Júnior Lanza.

El herido fue identificado como José Visitación Rivera Álvarez, hijo de Matías Rivera. Se conoció que un bebé de 10 meses también sobrevivió al ataque.

La Policía maneja que a la finca Grano de Oro ingresó un grupo de sujetos que dejaron el vehículo en que se conducían en las cercanías para que no sintieran el ruido del motor.

zc-masacre-170419(800x600)
Astrid Acosta, 29 años. esposa de José Rivera Álvarez.

Al estar próximos a la vivienda encontraron a Júnior Lanza, uno de los trabajadores de la hacienda que se aprestaba a comenzar la faena diaria en el ordeño de reses. Lo mataron afuera de la casa.

Dentro de la vivienda se encontraban tres mujeres y tres hombres. Los sicarios sorprendieron a José Matías Rivera en su cuarto donde quedó muerto cerca de la cama en la que también estaba su esposa Betulia Álvarez, cuyo cadáver quedó en el suelo.

En la misma habitación fue encontrado el cuerpo de Astrid Acosta, quien al ser atacada quiso refugiarse en la habitación.

rr olancho 160419 7(800x600)
Culpable. Lucio Rivera está cumpliendo su condena.

El cuerpo de la joven empleada Karina Meza quedó en su cama en la que dormía cuando el grupo de delincuentes irrumpió en la casa. La Policía Nacional informó que fueron notificados del hecho media hora después de ocurrido, a las 5:30 am. Al llegar los policías se encontraron con los cinco muertos y al herido, quien fue trasladado a Hospital San Francisco de Juticalpa.

El portavoz de la Policía Nacional, Jaír Meza, indicó que conformaron un equipo de agentes de inteligencia y de investigación para determinar el móvil de los asesinatos. “Una de las líneas de investigación es el vínculo familiar que tenían las personas que fallecieron con el señor Lucio Rivera, quien se encuentra sentenciado por el Estado de Honduras en una cárcel de máxima seguridad del país”. Forenses, fiscales y agentes de investigación hicieron ayer el reconocimiento de los cuerpos que tenían balazos en la cabeza y otras partes. Los cuerpos fueron llevados a la morgue capitalina.

Lucio Rivera fue condenado por tres asesinatos y otro delito

TEGUCIGALPA. La Fiscalía acusó a José Lucio Rivera Gómez por el asesinato de tres personas y asociación ilícita, delitos por los que fue condenado a 104 años de prisión.La condena fue dictada por un Tribunal de Sentencia luego que en un juicio oral y público presentaran pruebas por las muertes de José Arnulfo Figueroa, Carlos Adolfo Banegas y Olman Ramos Flores.

También la Fiscalía logró probar ante los jueces que Lucio Rivera era cabecilla de una banda que operaba en la zona de Olancho por lo que le impusieron una condena de 26 años por el delito de asociación ilícita. Junto a él fueron condenados otros coautores de los asesinatos. Lucio Rivera fue capturado el 27 de octubre de 2013 y condenado el 26 de junio de 2016.

Actualmente permanece en La Tolva, Morocelí, El Paraíso, después de ser trasladado de la Penitenciaría Nacional de Támara. De acuerdo a las autoridades del Instituto Nacional Penitenciario, Lucio Rivera era uno de los que jefeaba los módulos del penal de Támara por lo que fue removido.