Autoridades mandan a "El Pozo" a "El Pechocho"  

El Tribunal de Sentencia envió una nota al Centro Penal Sampedrano pidiendo explicaciones a las autoridades del porqué "El Pechocho" estaba libre.

Así lucía en agosto de 2010 José Virgilio Sánchez Montoya, alias Pechocho, y ayer llegó con camisa manga larga a los juzgados a enfrentar otro proceso por portación de arma y municiones de uso ilegal.
Así lucía en agosto de 2010 José Virgilio Sánchez Montoya, alias Pechocho, y ayer llegó con camisa manga larga a los juzgados a enfrentar otro proceso por portación de arma y municiones de uso ilegal.

San Pedro Sula, Honduras.

El pandillero José Virgilio Sánchez Montoya, alias "El Pechocho", fue trasladado esta mañana a la máxima cárcel de seguridad de Ilama, Santa Bárbara, mejor conocida como El Pozo.

El Tribunal de Sentencia envió una nota al Centro Penal Sampedrano pidiendo explicaciones a las autoridades del porqué "El Pechocho" estaba libre si tenía una condena 425 años de prisión.

El Tribunal explicó que la condena quedó firme el 20 de mayo de 2014 por asociación ilícita, asesinato y homicidio. Ahora están a la espera de un informe detallado.

Desde hace dos meses, el condenado, se fugó de la Penitenciaria Nacional de Támara, según confirmaron fuentes oficiales.

Se conoció que investigan la fuga del cabecilla de la pandilla 18 de quien se anunció en noviembre de 2016 que había sido trasladado desde la Penitenciaria de Támara a la cárcel de máxima seguridad en Ilama, Santa Bárbara; pero otro reo habría sido enviado con el nombre del Pechocho.

4
Condenas firmes
Según la Fiscalía, tiene José Virgilio Sánchez Montoya: por asesinato, homicidio, portación ilegal de arma y asociación ilícita.

Tras la recaptura que hizo la Fuerza Nacional Antiextorsión (FNA), el sábado 27 de mayo, surgieron interrogantes del porqué el condenado estaba en libertad.

La aprehensión causó controversia cuando el Instituto Nacional Penitenciario (INP) en comunicados afirmó que José Virgilio Sánchez Montoya estaba recluido en la cárcel de Ilama.

Dictamen

Con análisis dactilares tomados al capturado por la FNA, la Fiscalía logró demostrar ayer en la audiencia inicial que es el mismo José Virgilio Sánchéz Montoya, Pechocho, condenado a más de 500 años de cárcel, el que fue recapturado.

Ahora la Fiscalía ampliará la acusación al Pechocho por evasión y lo mismo ocurrirá con los involucrados en la fuga.

Importante
1. En el expediente 48-2012
José Virgilio Sánchez Montoya tiene una condena de 15 años de cárcel.
2. Otra de las condenas
Por homicidio está en el expediente 74-2012 del Tribunal de Sentencia de San Pedro Sula.
3. El 28 de octubre de 2010
José Virgilio Sánchez Montoya ingresó en el centro penal de San Pedro Sula por el asesinato de 17 trabajadores de la zapatería en 2007.

La Fiscalía Contra el Crimen Organizado envió el dictamen de dactiloscopia a la Fiscalía de Enjuiciamiento de Servidores del Sector Justicia para que investigue cómo recobró su libertad el cabecilla de la 18.

El dictamen realizado por especialistas de Medicina Forense fue presentado ayer en la audiencia inicial de Sánchez Montoya para demostrar la identidad del imputado tras las afirmaciones de las autoridades del Instituto Nacional Penitenciario de que alias Pechocho está recluido en El Pozo, en Ilama, Santa Bárbara. Según fuentes ligadas al caso, las huellas del imputado fueron comparadas con los registro de ingreso del 28 de octubre de 2010 que estaban en el centro penal del reo José Virgilio Sánchez Montoya y resultaron iguales.

El día que Pechocho fue recapturado le decomisaron un fusil AK-47, municiones y 11 chips de celulares.

Por ello, el juzgado le decretó ayer el auto de prisión por portación ilegal de arma de uso prohibido y posesión ilegal de municiones, y le dio un sobreseimiento provisional por asociación ilícita.

Niegan

El subdirector del INP, German McNiel, informó que José Virgilio Sánchez Montoya no se ha fugado y se encuentra en el centro penitenciario de Ilama.

“El proceso de identificación que ha impulsado el INP es precisamente por estas situaciones para evitar que unas personas vengan a usurpar los nombres de otras y existan estos problemas de que uno está privado de libertad y el otro sea capturado”, indicó.

McNiel dijo que hay una clara duplicidad de identidad y es por ello que ha decidido realizar las identificaciones con el Registro Nacional de las Personas y Medicina Forense.

La Prensa