Más noticias

Una mujer rechaza un regalo de Meghan Markle

La duquesa de Sussex vivió un momento algo incómodo al ser rechazada.

Meghan Markle, duquesa de Sussex. Foto: AFP
Meghan Markle, duquesa de Sussex. Foto: AFP

Redacción.

La duquesa de Sussex realizó el pasado jueves su primera aparición pública de 2019, tras sus vacaciones navideñas y antes de la baja por maternidad que se tomará cuando nazca su primer retoño en algún momento de la próxima primavera.

Esa nueva cita en la agenda de la esposa del príncipe Harry tenía como objetivo apoyar la organización Smart Works, una de las cuatro entidades sin ánimo de lucro de las que acaba de convertirse en patrona, todas ellas relacionadas con sus intereses personales.

Meghan llegó a las oficinas centrales de la fundación en Londres dispuesta a participar en la labor que desarrollan diariamente ofreciendo consejos y formación a mujeres que están buscando un empleo y ayudándoles a encontrar varios atuendos que terminen de darles la confianza que necesitan gracias a las donaciones de ropa que reciben.

Además de asistir a varias lecciones prácticas de cómo afrontar una entrevista de trabajo, la antigua actriz también se animó a ofrecer su opinión a una señora de 56 años llamada Patsy Wardally que estaba buscando un conjunto apropiado para su reciente incorporación al mundo laboral.

En ese momento, mientras buscaban el bolso perfecto para ella en la sección de complementos, Meghan volvió a hacer gala de esa espontaneidad que la ha convertido en uno de los miembros más populares de la monarquía británica al compartir una divertida historia sobre una de sus anteriores visitas privadas a la organización.

"La última vez que estuve aquí se me ocurrió sugerirle a alguien un bolso y era el que yo acababa de donar, pero a ella no le gustó y tuve que decir: 'Ah, de acuerdo'. Yo opinaba que era muy bonito", explicó con sentido del humor.

Aunque la duquesa no parecía molesta por esa diferencia de opinión, esa anécdota viene a demostrar que no todo el mundo comparte su gustos en materia de moda por mucho que las existencias de las prendas que luce suelan agotarse en cuestión de horas.