18/05/2024
12:15 AM

Shin Fujiyama corre por segundo día consecutivo

El youtuber Shin Fujiyama pretende correr 125 kilómetros a beneficio de la escuela José Simón Azcona II de Chamelecón, Honduras.

Cortés, Honduras.

Shin Fujiyama continúa este día en su aventura por completar los 125 kilómetros que se propuso correr como parte de un reto, con el objetivo de recaudar fondos para la edificación de una escuela en Chamelecón.

Ayer el itinerario comprendió de la frontera de Corinto hasta Cuyamel, cubriendo una extensión de 24.5 kilómetros, para hoy será de Cuyamel a Omoa, en un recorrido que 23.8 kilómetros, los cuales serán cubiertos en cerca de cinco horas.

Tras la maratón de ayer, el famoso influencer dijo en redes haber sufrido una inflamación en su rodilla izquierda, pero afirmó que no sería impedimento para continuar con el resto de la maratón, la cual culminará el próximo lunes con un recorrido de Choloma hasta Chamelecón.

Shin Fujiyama inicia reto de 125 kilómetros por una noble causa

“Hay tres maneras en las que las personas pueden apoyar estar causa: la primera es haciendo sus donaciones a través del enlace que está en la biografía de mis redes sociales. La segunda es con la donación de bolsas de cementos o útiles escolares. Y la tercera es convirtiéndose en patrocinador”, detalló el youtuber.

Para la remodelación de la escuela de Chamelecón, la cual consta de la construcción de una segunda planta, el bloguero busca recaudar cerca de dos millones de lempiras, para lo cual, las personas pueden hacer su aportaciones los ingresando al enlace: https://my.shhkids.org/campaign/jose-simon-azcona-ii-chamelecon/c493236.

Mauricio Rivera pide a Shin Fujiyama construir un puente en su ciudad: “Tanto urge”

Con el proyecto serán beneficiados más de 400 estudiantes que actualmente reciben clases en el centro educativo José Simón Azcona II, pero que sin embargo con cuentan con las condiciones necesarias para recibir sus estudios.

Los niños de Chamelecón se enfrentan actualmente a problemas con aulas superpobladas, que los ha llevado a recibir clases bajo una carpa y a salones que se inundan durante las temporadas de lluvias, resultando en materiales destruidos.

Con la construcción de las nuevas tres aulas, en un segundo nivel, se protegerá durante la temporada de lluvias a los estudiantes y miembros de la comunidad, junto con las computadoras y otros materiales de clases.