San Pedro Sula, Honduras.

Pérdidas de hasta cinco mil lempiras por prolongados cortes de energía eléctrica mantienen al borde de la quiebra a muchas de las micro, pequeñas y medianas empresas de San Pedro Sula.

Las constantes interrupciones de energía eléctrica hasta por cuatro horas tienen preocupados a los dueños de las micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes), las cuales aseguran que las ventas han bajado considerablemente desde que comenzó este año.

Delis Suárez, gerente de una tienda de ropa de segunda ubicada en la tercera avenida oeste, manifestó su descontento con la Enee tras referir que las ventas registradas en los últimos tres meses no cubren la inversión y mucho menos las deudas.

“Dos locales de celulares y una panadería ya cerraron porque las ventas están muy bajas y más sufriendo por falta de energía; ya no se puede”, lamentó.

Suárez detalló que las altas temperaturas, la oscuridad y el no poder cobrar mediante el sistema de tarjeta de crédito aleja a más de la mitad de los clientes que pueden tener en un día.

La Empresa Nacional de Energía Eléctrica (Enee) programa semanalmente trabajos de mantenimiento en las subestaciones, lo que provoca que al menos ocho barrios y colonias se queden sin el servicio por largo tiempo. De cada uno de los 45 circuitos que componen el sistema noroccidental dependen de ocho a 25 colonias, según la capacidad de los transformadores instalados.

Sin embargo, lo que más causa daño a los abonados son los apagones, los cortes del servicio sin aviso que en muchas ocasiones hasta a las autoridades de la estatal les toma por sorpresa y no pueden explicar.

Efraín Rodríguez, presidente en la zona norte de la Asociación Nacional de Medianos y Pequeños Industriales de Honduras (Anmpih), informó que esta situación se ha vuelto insostenible para los emprendedores de la ciudad, sobre todo porque desde el año pasado están parando sus producciones por la falta de energía eléctrica. “Para una microempresa solo en un mediodía sin energía puede causar pérdidas de 500 lempiras, para una pequeña, de dos mil a cinco mil lempiras y para las medianas mucho más”, enfatizó.

Rodríguez estimó que solo el uno o el dos por ciento de las 100 mil mipymes que hay en San Pedro Sula cuentan con plantas eléctricas.

El empresario Mario Canahuati indicó que solucionar el problema de energía eléctrica en el país es vital para reactivar la economía en San Pedro Sula y del país.

“Es importante ser sinceros, y el Gobierno tiene que dar a conocer que la situación de la Enee es muy preocupante. Estamos por debajo de producción de energía y esta sequía está teniendo consecuencias grandes, porque no se pueden utilizar las cuatro turbinas de El Cajón y hay proyectos pendientes”, dijo Canahuati.

El empresario reconoció que los pequeños empresarios son los que más están sufriendo las repercusiones de los apagones. “Buscar fuentes de energía renovable es prioridad y para eso habría que buscar la forma que estos proyectos se den lo más rápido posible, ayudarles a los inversionistas locales a conseguir la parte del financiamiento que les falte”, agregó.

Fais Jeer, empresario hotelero, detalló que los constantes apagones han dañado varios de los televisores de los hoteles, además de otros equipos eléctricos.

“Tenemos planta, pero cada vez que la usamos por seis horas se va una cantidad de combustible increíble y más ahorita como están los precios”, enfatizó.