Invasión de vendedores en la tercera avenida de San Pedro Sula es imparable

Resolver el problema es uno de los grandes retos o por lo menos evitar que se sigan ocupando los espacios.

Cada día avanza más la instalación de carpas en la 3 avenida específicamente entre la 1 y 6 calle NE.
Cada día avanza más la instalación de carpas en la 3 avenida específicamente entre la 1 y 6 calle NE.

San Pedro Sula, Honduras.

La falta de un empleo formal, la necesidad de subsistir y el descuido de las autoridades municipales se conjugan en las aceras de la tercera avenida noroeste, donde en los últimos días han proliferado las ventas estacionarias.

Esta zona de la tercera avenida hasta hace unos meses era impensable para un vendedor de achinería, accesorios de teléfonos y otros, poder instalarse; en los últimos días pululan en el sector desde las seis de la mañana hasta altas horas de la noche.

En carpas, mesas o parrillas al menos 30 vendedores de estos aparatos se acomodan en las aceras para ganare el día a día.

LEA: Infop mejora su plataforma digital con más de 90 cursos

El desorden es evidente y las autoridades municipales no han logrado parar la ocupación que aumentó días después del proceso electoral.

Los policías municipales mantienen cerrado el parque, pero los vendedores han colocado carpas en la tercera avenida desde la primera hasta la sexta calle noroeste, afectando negocios que nunca habían enfrentado esa situación.

Las aceras de la catedral desaparecieron, por lo menos las del costado sur y parte de las que colindan con la segunda avenida. Están ocupadas con estructuras hasta de concreto.

Lg-vendedores2-190321(800x600)
En la 2 calle SE ya ni siquiera se puede pasar.

“Nosotros no sabemos qué hacer, hemos tratado de buscar ayuda en la municipalidad, pero no hemos tenido éxito, cada día se vuelve peor esta situación”, dijo el encargado de una tienda en la zona. El comisionado de transparencia, German Pérez, dijo que “el comercio informal es un fenómeno que vivimos a diario y que ya lo asumimos como normal, aunque causa un terrible problema de circulación de vehículos y personas, basura, incidentes e inseguridad”.

“En los últimos años ha aumentado y de ser un fenómeno económico-social, ha pasado a ser un serio asunto de gobernabilidad”, explicó el ingeniero. Destacó que el aumento de vendedores en las calles y aceras de las ciudades en general, además de tener un origen socioeconómico, se ha convertido en una afrenta para el poder establecido y que en muy poco tiempo ha logrado vincularse con otras actividades ilícitas.

Llamado

Los distintos gremios de la ciudad hacen un llamado a las autoridades municipales para corregir la situación mientras construyen los mercados.

El presidente del Colegio de Ingenieros Civiles, César García, señaló que es urgente para poner orden en la ciudad.

Uno de los temas prioritarios es el ordenamiento del centro. “Hay zonas que hoy fueron ocupadas por los puestos de venta. También hay que ordenar todas las invasiones de las áreas verdes que se están dando en gran magnitud en los márgenes de los ríos y bordos, todo esto está generando mucha contaminación de los ríos y actualmente hay varios botadores clandestinos en la ciudad, es lamentable el daño que estamos haciendo al medio ambiente”, dice.

La Prensa