01/07/2022
11:36 PM

Más noticias

Universidades, listas para retornar a las aulas

La virtualidad se quedará como una modalidad, pero no promete sustituir la presencialidad, dicen académicos.

3 Claves para clases presenciales

1. Todo el personal docente, administrativo, de servicio y estudiantes deben estar vacunados con el esquema completo de las dos vacunas y seguir todos los protocolos de bioseguridad establecidos por la Dirección de Educación Superior y el Ministerio de Salud.

2. Las universidades deben implementar un plan de vigilancia epidemiológica y virológica para la detección y seguimiento con la finalidad de controlar la transmisión y evitar complicaciones que afecten a los estudiantes, personal docente y administrativo.

3. Deberán evitar la aglomeración de personas y dentro del campus es obligatorio hacer uso de la mascarilla, disponer de gel antibacterial y puntos de medición de temperatura y otros lineamientos establecidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

SAN PEDRO SULA. Al menos tres días a la semana, en horarios matutinos, Maikel Flores, un locutor y estudiante de la carrera de Comunicaciones y Publicidad, viaja rumbo a la Universidad de San Pedro Sula (Usap) para recibir su clase presencial con modalidad híbrida, un modelo educativo de la nueva normalidad por la pandemia que prefiere llevar porque cree que aprender de manera presencial es mejor que virtual.

Una parte de los estudiantes tanto de universidades públicas como privadas piensan igual que Maikel, pero este grupo se iguala a los que aún desean llevar sus clases virtuales por el costo de transporte, rentas y alimentación que, por lo general, es muy común en aquellos que viven fuera de San Pedro Sula.

La Unidad de Datos e Investigación de LA PRENSA recorrió las instalaciones de algunas universidades de San Pedro Sula, entre ellas, la Universidad Autónoma de Honduras del Valle de Sula (Unah-vs), la cual anunció su retorno presencial para el 18 de mayo.

Durante la visita a cada institución se constató que cuentan con protocolos de bioseguridad, acatando instrucciones de la Dirección de Educación Superior (DES) y la Secretaría de Salud (Sesal), que establecen que los estudiantes deberán estar vacunados con las dosis. Esta medida debe ser acatada.

Datos

18,000 estudiantes busca matricular en el valle de Sula la Unah-vs. Prevén mantener algunas clases virtuales.

232,017 alumnos es el promedio de matrícula anual por todas las universidades a nivel nacional. La cifra puede aumentar este año.

También se analizó una base de datos proporcionada por la DES que data de 2015 hasta 2020, y este último muestra cómo la pandemia detuvo el crecimiento acelerado en la matrícula, permitiendo que el sistema público bajara un 14% y el privado fue del 23.01%, siendo esta la más afectada.

El rector de la Usap, Senén Villanueva, expone “que los estudiantes están con el deseo de retornar a la presencialidad. La formación integral necesita que los jóvenes realicen esa socialización que solo permite la forma presencial”.

Experto

Israel Cruz, director académico en Usap:

“La pandemia no nos dio opción, hubo que adaptarnos al cambio para seguir avanzando”.

Universidades, listas para retornar a las aulas

Para Villanueva, si el plan se mantiene de forma gradual, para el mes de enero del próximo año las universidades tanto públicas como privadas estarían funcionando completamente presencial. “Para el mes de enero del próximo año totalmente presencial, siempre conservando las clases virtuales”.

Para llegar a esta etapa ha sido necesario invertir en tecnología y otros recursos para la operatividad; sin embargo, para el director de la Unah-vs, Jacobo Paredes, “la virtualidad vino a avanzar, mantuvo la universidad activa y vigente”, pero es un hecho que la presencialidad es algo en lo que venían trabajando por mucho tiempo atrás.

Pese al entusiasmo y la disciplina por cumplir normas sanitarias, la Unah-vs tiene el reto de sobrevivir con apenas el 3% del 6% del presupuesto anual destinado para este centro, el mismo que ha sido asignado por varios años y que no incluye una nueva normalidad causada por una pandemia.

Paredes destaca que la virtualidad “en algunos aspectos mejoró la calidad educativa, ya que ha hecho que los estudiantes aprendan a manejar mejor los recursos y herramientas digitales; sin embargo, en las clases prácticas a través de un video se vio bastante difícil porque el estudiante debe utilizar las herramientas. La virtualidad es buena, pero no llegará a sustituir la presencialidad en un 100%”, dice.

Experto

Jacobo Paredes, director de la Unah-vs:

“La presencialidad se vuelve necesaria porque modalidad virtual no la pudo compensar”.

Universidades, listas para retornar a las aulas

Según una base de datos sobre matrícula del primer período 2022, la Unah registró que el 90.56% de los matriculados correspondientes al valle de Sula fueron de reingreso y el 9.44% fue de primer ingreso. En comparación con 2020, esto representa un incremento del 15.86%.

Estos datos también señalan que el censo estudiantil es liderado por las mujeres con el 54.66% y el 45.34% son hombres.

La virtualidad no desaparece

Pese a los cambios en los próximos días, la virtualidad sigue prometiendo mejorar la calidad. “Ha sido una tarea para aprender, pero se ha ganado porque ahora los listados, exámenes y tareas se pueden ver de manera automática; sin embargo, hay que seguir haciendo mejoras”, menciona Israel Cruz, director de la carrera de Ciencias Sociales en la Usap.

“Hay estudiantes que por el obstáculo de las distancias no pueden venir hasta las universidades en el valle de Sula y pueda preferir el método virtual, no siempre, porque hay carreras que necesitan de los laboratorios para la parte práctica, pero sí un gran porcentaje lo puede hacer aprovechando las plataformas virtuales”, explica el docente.

Experto

Senén Villanueva, rector de la Usap:

“Las matrículas han crecido debido a las inversiones que se han hecho en tecnología”.

Universidades, listas para retornar a las aulas

Otras universidades que fueron visitadas manifestaron impartir clases en línea, ya que es lo que demanda un porcentaje arriba del 50%, según datos internos, que aunque se plantea un retorno seguro, el estudiantado se ha acostumbrado a usar las plataformas digitales porque les da más tiempo de organizar otras actividades y en lo económico son gastos que se ahorran.

Docentes y expertos han revelado que las principales ventajas de la virtualidad es que no hay barreras geográficas, los horarios son flexibles, los costos son menores y el contenido se actualiza. Como desventaja exige organización y fuerza de voluntad, dificulta el trato directo con el docente y reduce las posibilidades de socializar.

Para alumnos como Maikel, la presencialidad provoca “el acercamiento de tú a tú” y que lo que se gasta en combustible también se gasta en energía al estudiar desde casa.