25/05/2022
08:08 PM

Más noticias

Carretera a Copán Ruinas cuesta L3,200 millones y ya se dañó

También tiene daños el nuevo tramo que une a La Entrada con Santa Rosa; ambas carreteras fueron reconstruidas e inauguradas hace dos años y medio.

Santa Rita, Copán

El domingo 8 de mayo por la tarde cayó una tormenta en el occidente de Honduras que recordó a todos los pobladores en Santa Rita lo expuestos que están a los embates de la naturaleza.

Ese día, el cielo retumbó, hubo vientos huracanados y el río Copán creció, haciendo resonar las enormes piedras que arrastraba su cauce. También la señal de televisión y de telefonía se interrumpió y varios árboles cayeron.

Aunque el aguacero duró algo más de media hora, bastó para causar algunos daños y revivir los mayores temores de los pobladores: volver a quedar incomunicados.

Jorge Pinto, alcalde de este municipio, contó que a él y su comunidad les preocupan los daños que ya presenta la carretera CA-11, que apenas tiene dos años y medio de haber sido inaugurada.

Experto

Carlos Chinchilla, drector del Eroc:

“Hay mala calidad de la obra, ya que no fue por Eta y Iota que ocurrieron estos daños”.

Carretera a Copán Ruinas cuesta L3,200 millones y ya se dañó

“Tenemos dos tramos que nos causan preocupación. Uno es el cabezal de un pequeño puente a la entrada del municipio, y el otro un tramo de unos 100 metros donde el río Copán arrancó una de las trochas. Si vuelve a llover como este domingo podría ceder y dejarnos sin paso”.

Este importante eje vial conecta al municipio de Nueva Arcadia (La Entrada) con Copán Ruinas y el punto fronterizo de El Florido.

Fue reconstruido totalmente e inaugurado el 22 de noviembre de 2019.Y aunque pavimentar con concreto hidráulico sus 119.07 kilómetros costó 3,200 millones lempiras, provenientes de financiamientos internacionales, hay varias grietas que quedaron tras Eta y Iota, además de algunos derrumbes donde han caído enormes rocas.

Experto

Jorge Pinto, alcalde de Santa Rita, Copán:

“Las primeras tormentas nos están mandando un mensaje, urge reparar lo dañado”.

Carretera a Copán Ruinas cuesta L3,200 millones y ya se dañó

En un análisis realizado por LA PRENSA Premium, los departamentos de la zona norte y occidental no estaban en la lista de proyectos viales prioritarios de Invest-H hasta el año pasado, cuando aún se mantenía operativa la institución. Olancho y El Paraíso tienen la mayor cantidad de obras viales.

Sin embargo, en planes sí aparecen. Invest-H planificó intervenir en 16 carreteras interdepartamentales (según datos a octubre de 2021), especialmente en Atlántida, Copán, Santa Bárbara y Yoro. Urgen soluciones.

Carlos Chinchilla, director ejecutivo del Espacio Regional de Occidente (Eroc), dijo que en occidente hay problemas puntuales en los principales ejes carreteros que deben ser atendidos con urgencia; sin embargo, hasta el momento “no se ve claridad en lo que el Gobierno hará”.

Chinchilla indicó que entre los problemas más urgentes a atender están las fallas que presentan la CA-11, entre La Entrada y la aduana El Florido, y CA-4, entre La Entrada y Santa Rosa de Copán, que fueron reconstruidos hace menos de tres años con financiamiento del Banco Europeo de Inversión (BEI) y el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), por lo que Honduras está endeudado por un monto de aproximadamente 3,200 millones de lempiras.

Dos importantes tramos que estaban en perfecto estado ahora sufren deterioro, pese a que tienen apenas dos años y medio de haber sido inaugurados.

El director ejecutivo de Eroc aseguró que “ni el Gobierno anterior ni el actual han considerado un plan de mantenimiento para esta carretera, que fue recientemente construida y que presenta problemas graves”.

Destacó que la carretera entre La Entrada y Copán Ruinas presenta al menos tres fallas de gran magnitud que “con las primeras lluvias del invierno podrían dejar incomunicado a ese sector de nuevo”.

Los tramos en referencia presentan hundimientos extensos, agrietamiento de losas de concreto, derrumbes, y las fallas geológicas han agudizado y acelerado el deterioro de las referidas vías.

“Nos reunimos con autoridades actuales y recomendamos que se atiendan estos temas porque se había propuesto que el BEI asumiera los costos de reparaciones porque son zonas altamente vulnerables (...) Contratar otro préstamo para reparar lo que dejaron mal hecho sería un error”, advirtió.

Tome nota

La mayoría de los proyectos de mantenimiento en occidente estaban a cargo de la extinta Invest-H, Sedecoas, FHIS e Insep.

Reorganización

Isis Cuellar, diputada por Copán, aseguró que la infraestructura vial en ese departamento es de importancia para el Gobierno Central y que cuenta con el respaldo del Poder Legislativo a través de los congresistas.

Recientemente se montó una mesa de diálogo para tratar el asunto de la red vial en Copán, en la que alcaldes, diputados y la Gobernación aúnan esfuerzos para conformar un bloque que gestione recursos para atender las vías de acceso.

Cuellar explicó que algunos de los proyectos de intervención de la red vial principal y secundaria en Copán están en suspenso debido a la reestructuración que hace el Gobierno en el manejo de recursos destinados a la infraestructura vial.

Las tormentas Eta y Iota solo aceleraron los problemas y fallas.

“Invest-H es una institución que ya desapareció. En el país, más de 7 u 8 instituciones y ministerios estaban encargados de obras de infraestructura y carreteras (...) Se hizo una reestructuración para que una sola secretaría pueda manejar el proceso de infraestructura a nivel nacional”, aseveró.

En cuanto al estado de proyectos de mantenimiento y construcción en Copán, la diputada, quien también es vicepresidenta del CN y miembro de la Comisión de Presupuesto, indicó que se organiza la visita del secretario de Insep, Mauricio Ramos, y el jefe nacional de Carreteras, Juan Ramón Flores, para realizar un recorrido por las vías de comunicación y levantar un informe sobre el actual estado de la red vial.

Destacó que ya se gestiona para la intervención de la carretera entre Cucuyagua y Santa Rosa, pavimentación a Dulce Nombre de Copán, entre otros. Ese tramo está aceptable, excepto unos 35 kilómetros donde una pequeña distracción podría ser fatal.