14/05/2022
11:05 AM

Más noticias

¿Quién es Xiomara Castro, la primera mujer en ser presidenta de Honduras?

La opositora Xiomara Castro es la primera mujer presidenta de Honduras, marcando un hito histórico y su victoria supone un giro hacia la izquierda.

Tegucigalpa, Honduras.

La noche del domingo 28 de noviembre de 2021, cuando todo indicaba una amplia ventaja por la presidencia de Honduras, de Xiomara Castro, y mientras acariciaba la victoria, vestida de rojo y negro, enfatizó el siguiente mensaje: “Vamos a formar un gobierno de reconciliación, paz y justicia ¡Hasta la victoria siempre!”.

Su discurso preliminar previo al resultado oficial por parte del Consejo Nacional Electoral (CNE) a finales de diciembre del mismo año, retrataba a una mujer beligerente, empoderada, con coraje, de carácter fuerte y con sed de justicia por las causas sociales.

Social Media (redes sociales)

Es así como se puede definir a Iris Xiomara Castro Sarmiento (62), la única mujer que ha alcanzado la presidencia en Honduras y la más votada en toda la historia de este país.

Xiomara Castro de Zelaya acertó en su tercer intento por gobernar Honduras, un país con más de 9 millones de habitantes, donde más del 53% de apoyo popular en las urnas le dio dado la silla presidencial para dirigir los destinos de la nación en los próximos cuatro años.

Castro de Zelaya fraguó su camino por décadas en los pasillos de la arena política hondureña, en sus años de juventud y madurez con el Partido Liberal, que llevó a su esposo Manuel Zelaya a la presidencia en el año 2006, de la que fue depuesto en 2009 en lo que muchos países consideraron como “golpe de Estado”.

¿Quién es la mujer detrás de la silla presidencial?

Iris Xiomara Castro nació en Tegucigalpa el 30 de septiembre de 1959, hija de Irene Castro Reyes y Olga Doris Sarmiento Montoya.

Sus estudios primarios y secundarios los llevó a cabo en los institutos San José del Carmen y María Auxiliadora, de Tegucigalpa. Luego se graduó de licenciada en Administración de Empresas en el Instituto Hondureño de Cultura Interamericana.

En 1979 contrajo matrimonio con el expresidente José Manuel Zelaya Rosales (2006-2009), con quien procreó cuatro hijos durante los años subsiguientes: Zoe, Héctor Manuel, Hortensia Xiomara y José Manuel, de apellidos Zelaya Castro.

Propuestas de su plan de gobierno bajo el esquema de los primeros 100 días desde su toma de posesión

1. Derogaciones y más

Ley de Consejo de Seguridad y Defensa; Ley de Secretos; reformas para facilitar la intervención ciudadana en la persecución del delito público; fortalecer las penas; Ley de Escuchas; Ley Fundamental de Educación; Ley de Zonas Especiales de Desarrollo (Zede); Ley de Coalianza; Ley de Reserva de Información de MI Ambiente; reglamento interno del Congreso Nacional; Ley de Seguridad Poblacional; Ley de Empleo Temporal; fideicomisos del Estado en el Sistema Bancario y Asamblea Nacional Constituyente..

2. Asamblea Nacional Constituyente:

Se reunirá a todos los sectores con el objetivo de convenir las bases legales de su convivencia futura en un nuevo orden consensuado y fundamentar una democracia genuina, resiliente y que sea ella misma fuente de derecho.

3. Lucha contra la corrupción:

Establecimiento de una Comisión Internacional para el Combate de la Impunidad y la Corrupción en Honduras (Cicih) a la ONU, derogar el Código Penal e introducir reformas para facilitar la intervención ciudadana en la persecución del delito público, así como derogar Ley para el Consejo Nacional de Defensa y Seguridad.

4. Recuperación de empresas estatales:

Enee, Hondutel, Sanaa, aeropuertos, puertos y carreteras.

5. Seguridad ciudadana:

Asegurar que el funcionamiento de entidades como el Ministerio Público y Poder Judicial se rijan por políticas de interés general y un sistema de méritos; fortalecer los mecanismos de transparencia y participación ciudadana en la selección y evaluación de los titulares de estas instituciones en el Congreso Nacional; optimizar los sistemas de control y vigilancia territorial en las fronteras terrestres, puertos marítimos y aéreos; asegurar la conducción civil de la seguridad y defensa; la separación precisa y respeto de las funciones propias de las Fuerzas Armadas y las policías.

6. Economía:

Reducción del precio de la energía eléctrica; revisar y cancelar legalmente previo pago cuando corresponda, los contratos de energía eléctrica otorgados por el Estado a precios sobrevalorados; reducción de los impuestos de los combustibles para tener los más baratos de Centroamérica; reapertura para el sector agrícola y el sector informal, del Banco del Estado, Banadesa; reformas de la Ley de la Comisión Nacional de Bancas y Seguros (Cnbs) que impiden que el sector financiero nacional otorgue créditos y refinancie las moras de los ciudadanos y de las empresas.

7: Social:

Aumento al salario mínimo justo, generar 200,000 empleos en los primeros dos años, apoyar con financiamiento y tecnología la sustitución de importaciones, especialmente en alimentos.

8. Educación:

Renegociación del Estatuto del Docente y apertura de las escuelas normales de educación en las jornadas nocturnas y diurnas en todo el país; becas para niños de bajos recursos de escuela primaria, secundaria y universidad; derogar Ley Fundamental de Educación; crear la Editorial de la Secretaría de Educación para garantizar que los estudiantes tengan acceso a libros y material didáctico de calidad y pertinentes, también en los formatos digitales; establecer centros de estimulación temprana, mecanismos de transporte gratuito y un programa integral de becas orientadas a estudiantes de hogares pobres.

9. Salud:

Aumentar el presupuesto asignado a Salud y eliminar los cobros en hospitales y centros de salud públicos, remodelación de la infraestructura de los centros de salud y buscar que cada centro cuente con un laboratorio, rayos x y ultrasonido. Cada hospital contará además con un tomógrafo y un quirófano de alto nivel.

10. Género:

Aumentar al presupuesto para métodos de planificación familiar para las mujeres en los centros de salud y educativos, aprobar e implementar en todos los niveles educativos la educación sexual integral que en primer lugar enseñe respeto a los demás, crear refugios de mujeres y niños víctimas/sobrevivientes de violencia.

Su rol de madre y esposa inspiraron sus primeras labores altruistas como miembro activa de la Asociación de Esposas de Miembros del Rotary Club de Catacamas y fundadora del Centro de Cuidado Diurno para Niños del mismo municipio. Mediante ambas iniciativas desarrolló diversas actividades en beneficio de niños de escasos recursos y familias monoparentales.

Xiomara también desarrolló su visión en el ámbito empresarial, adoptando como propios varios de los conocimientos de negocios de su pareja, principalmente en cuanto a la ganadería, madera y cultivos, llegando a conformar así lo que ella denominaría como proyecto de vida de su familia, en los que desarrolló una fuerte actividad gerencial y administrativa.

Su anhelo por el cambio y su fervor por las causas sociales la llevaron a cimentar su lugar en la política hondureña, iniciando como organizadora del movimiento femenino del Partido Liberal. Figuró como pieza elemental en ambas campañas presidenciales de su esposo Manuel Zelaya, hasta su eventual paso a la presidencia, convirtiéndose así en primera dama de Honduras.

Dentro de sus actividades estaban la dirección de la Junta Nacional de Bienestar Social, la representación femenina hondureña dentro de las convenciones y asambleas de primeras damas del continente americano, así como el acompañamiento a su esposo en los viajes protocolarios de la agenda presidencial.

Luego de la salida forzada del entonces presidente Zelaya en 2009, Xiomara emergió como activista dirigente de las manifestaciones que se hicieron escuchar a lo largo de las calles por el entonces Frente Nacional de Resistencia Popular (Fnrp).

En marzo de 2011 Manuel Zelaya fundó el Partido Libertad y Refundación (Libre). El 1 de julio de 2012 Castro lanzó su candidatura por este partido en un acto celebrado en el departamento de Santa Bárbara, siendo candidata “por consenso” de los cinco movimientos internos.

Tras haber obtenido la candidatura presidencial sin oposición interna, Castro perdió la elecciones generales de 2013, quedando en segundo lugar con 896,498 votos, el 28.8%, detrás del nacionalista Juan Orlando Hernández, que obtuvo el 36.9%. Eso, más la obtención del segundo mayor número de diputados por parte de Libre significó el desplazamiento a un tercer lugar del Partido Liberal de Honduras, rompiendo el bipartidismo reinante en el país desde el siglo XX.

Relacionada: Plan de gobierno completo de la presidenta Xiomara Castro 2022-2026

El 28 de agosto de 2016 Castro lanzó de nuevo su candidatura presidencial, esta vez en Tegucigalpa. Fue pre-candidata por siete movimientos internos en Libre y ganó la candidatura oficial en las elecciones internas de marzo de 2017 con 401,474 votos, el 86.9%, derrotando a los movimientos de Rasel Tomé y Nelson Ávila.

Desde octubre de 2016 fue nombrada presidenta de mujeres de la Conferencia de Partidos Políticos de América Latina (Coppal).

Para las elecciones generales de ese mismo año cedió su candidatura luego de conformarse la Alianza de Oposición contra la Dictadura entre Libre y el Partido Innovación y Unidad, que escogió como candidato presidencial a Salvador Nasralla. Castro pasó a ser su candidata a primera designada presidencial.

La Alianza perdió las elecciones con 1,360,442 votos, el 41.4% contra el presidente reelecto Juan Orlando Hernández, que obtuvo el 42.9%.

El 25 de enero de 2020 lanzó su candidatura oficial por tercera vez en un mitin en la ciudad de San Pedro Sula, habiéndose dado a conocer su intención de participar nuevamente en la contienda electoral desde noviembre del año anterior. En las elecciones internas de marzo de 2021, Castro participó como pre-candidata de seis movimientos internos, ganando a sus opositores Carlos Eduardo Reina, Wilfredo Méndez y Nelson Ávila con 404,238 votos, el 79.1%.

Poco más de un mes antes de las elecciones generales de noviembre de 2021, Salvador Nasralla, entonces candidato de la alianza Unidad Nacional Opositora de Honduras (Unoh), conformada por su partido Salvador de Honduras y el Partido Innovación y Unidad, renunció a dicha candidatura para pasar a ser candidato a primer designado presidencial por Libre (acompañando a Castro en la fórmula presidencial). También renunció la antes candidata a primera designada presidencial por Unoh, Doris Gutiérrez, para convertirse en candidata a segunda designada presidencial por Libre.

Esta autodenominada “alianza del pueblo” supuso un considerable aumento en la intención de voto para Castro, según analistas. Castro ganó las elecciones el 28 de noviembre de 2021 y se convirtió en la primera mujer electa presidenta en Honduras.

El 30 de diciembre de 2021, Xiomara Castro recibió la credencial como presidenta constitucional del país. “La credencial representa la voluntad de los hondureños que fueron a votar masivamente en representación de esa soberanía popular”, expresó el presidente consejero del CNE, Kelvin Aguirre, al entregarle la credencial a Castro.

Castro recibió la credencial con lágrimas de emoción y entre aplausos de los asistentes a la ceremonia, entre los que figuraron embajadores de varios países y representantes de organismos internacionales.

Xiomara Castro declarándose ganadora de las elecciones presidenciales horas después de las votaciones y primeros escrutinios.

El CNE también les entregó las credenciales a los vicepresidentes electos Salvador Nasralla, quien no asistió a la ceremonia; Doris Gutiérrez y Renato Pineda.

La Presidenta, quien asumirá el poder el 27 de enero de 2022 y sucederá a Juan Orlando Hernández, quien concluirá su segundo mandato de cuatro años, agradeció a los hondureños por el respaldo brindado y por creer en el “compromiso” que tiene “como mujer” de marcar una gran diferencia en el país.

Castro anunció el inicio de “una nueva era” con una historia que “se escribirá a partir del 27 de enero de 2022”, junto a “hombres y mujeres comprometidos con el pueblo hondureño”.

La mandataria electa resaltó que su Gobierno tendrá un gran desafío “por las condiciones en que se encuentra el país” y el orgullo que siente como mujer al ser elegida como presidenta de Honduras.

Momento en que los consejeros del CNE entregaban a Xiomara Castro la credencial como presidenta electa de Honduras.

Las consejeras Ana Paola Hall y Rixi Moncada destacaron la “transparencia” y la participación masiva de los hondureños en las elecciones, pese a las dificultades que enfrentó el CNE y el miedo que existía, previo a los comicios, en el sentido de que se produjeran hechos violentos si ganaba el Partido Nacional, en el poder desde hace 12 años.

Castro ganó las elecciones con más de 1.7 millones de votos, contra 1.2 millones de Nasry Asfura, candidato del Partido Nacional.

Ruta de Xiomara Castro el día de su investidura como presidenta