30/09/2022
01:18 AM

Más noticias

Más mujeres se suman a las tareas del campo en Honduras

Dirigen organizaciones, trabajan hombro a hombro con sus esposos, cultivan la tierra y velan por el bienestar de sus familias en La Paz, Intibucá y Lempira.

Datos

$2.3 millones destina la FAO para mejorar la resiliencia y reducir los flujos migratorios mediante proyectos que consolidan medios de vida.

19 Municipios. De tres mancomunidades de La Paz, Intibucá y Choluteca trabajan con la FAO para mitigar el impacto del covid-19.

Yamaranguila, Intibucá

Cuando Geydi Yamileth Bautista, presidenta del comité de crédito de la Asociación de Productores de Fresas del Altiplano (Aprofresal) comenzó a hablar, todo el mundo calló y escuchó con atención.

Apenas debe medir metro y medio de estatura y es de contextura menuda. Su voz es suave y su semblante inexpresivo, sin embargo, cuando tomó la palabra y comenzó a exponer sobre utilidades, ingresos y condiciones de préstamos, sin llevar un solo apunte, dejó a todos boquiabiertos.

A través de todas sus agencias, Naciones Unidas promulga la equidad de género y el empoderamiento de la mujer. Fotos: Jessica Figueroa

Con la timidez propia de las mujeres de la etnia lenca, la joven de 24 años demostró que tiene el perfil para liderar la asociación junto con sus compañeros de lucha.

Ahora, en buena medida, las mujeres del campo no se sientan a esperar a que el esposo llegue a casa después de la faena con los alimentos para la familia; se ponen a trabajar a la par de ellos y no solo saben cómo aprovechar la tierra y trabajarla, también han adquirido conocimientos técnicos que las elevan a un nivel de liderazgo sin precedentes.

“En el año de 2021 recibimos apoyo de Fida (Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola) y Prolenca con una cantidad de 554,642 lempiras. Fuimos beneficiados 25 socios y a cada uno nos tocó la cantidad de 22,000 lempiras, prestados al uno por ciento. Este año, el 9 de julio nos tocaba pagar el préstamo que nos hicimos nosotros mismos, en el cual obtuvimos un total de intereses de 66,000 lempiras. Asimismo, el crédito se reactivó ya que nos volvimos a prestar el dinero para sembrar este año, aplicando el interés del 1% y en el caso de moratoria, se cobra un interés del 2%”. Su exposición fluida fue digna de aplausos.

Empoderamiento en el campo

Si de algo se fue convencida Cindy McCain, embajadora de Estados Unidos ante los organismos de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura en Roma, es que las mujeres no solo han comenzado a tomar las riendas del campo, muchas son líderes respetadas por sus comunidades, y Geydi con su interlocución, se lo demostró.

La mirada de la funcionaria y diplomática estadounidense se llenaba de energía y brillo cada vez que una mujer alzaba su voz empoderada para referirse a los proyectos de cultivos o de desarrollo comunal que lideran en sus pueblos, que les ha permitido no solo mejorar los ingresos familiares sino que mejorar la calidad de los alimentos que se sirven.

A lo largo de las tres comunidades que visitó en Guatemala, entre ellas, Veguitas en San Erminta y Plan de Jocote en Chiquimula, así como en San Pedro Pinula, Jalapa, la embajadora conoció historias de éxito de mujeres que con su trabajo y sacrificio están cambiando sus destinos y los de sus comunidades. Lo mismo sucedió cuando en su periplo de dos días en Honduras visitó las comunidades de Pacayal y Brisas del Cerro en Chinacla, La Paz, donde pudo conversar con mujeres que están al frente de proyectos de hortalizas, producción de miel, café de altura y siembra de orquídeas.

Igual ocurrió en el municipio de Belén de Lempira adonde pudo conocer cómo funcionan los sistemas de riego por goteo en cultivos de frijoles en las comunidades de La Puerta, El Carrizal y Cañada adonde comprendió cómo se aprovechan los suelos. La funcionaria también tuvo la oportunidad de conversar con mujeres líderes de El Carrizal, Yamaranguila, sitio en el que se cultivan fresas y luego en La Esperanza, en la escuela gastronomía y emprendimiento Miska, adonde se enteró de las experiencias de mujeres chefs que ahora marcan la diferencia con su toque y sazón culinario autóctono.

Acortar brechas

El más reciente informe de Desarrollo Humano establece que en Honduras las brechas de género constituyen una de las formas de desigualdad más enraizadas en la sociedad, que afectan en particular a las mujeres y las niñas (más de la mitad de la población que asciende a 9 millones de hondureños). Esta realidad se convierte así en uno de los principales obstáculos para el progreso social y democrático del país (una correlación negativa entre Índice de Desigualdad de Género y el Índice de Democracia Global).

En La Paz, Intibucá y Lempira y en Guatemala más mujeres se han incorporado a las tareas del campo, lo que ha permitido hacerlas piezas fundamentales del desarrollo.

Oportunidades

Alicia Medina, oficial a cargo de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO por su siglas en inglés), expuso que en la agencia trabajan con diferentes socios como la Unión Europea, Estados Unidos, Canadá, México con un fin común: mejorar las condiciones de vida de las poblaciones locales para reducir la migración no opcional.

“Trabajamos enfocados en emprendimientos productivos con mujeres, jóvenes y grupos organizados para tratar de promover innovación tecnológica, que haya un relevo generacional y lo que los jóvenes eviten irse del país”.

En Honduras, la FAO tiene entre sus objetivos garantizar la equidad de género, ya que consideran imperativo acompañar el empoderamiento de las mujeres, para que no solo se beneficien de desarrollo, sino que sean sus protagonistas. La institución lleva más de 40 años trabajando en el país promoviendo sistemas alimentarios sostenibles. y agricultura resiliente

Más mujeres se suman a las tareas del campo en Honduras

“Nos han enseñado a pescar y a nadar”

CHIQUIMULA. Gloria Díaz Felipe de Maldonado, alcaldesa comunitaria que dirige la Asociación de Mujeres Progresistas, sector de Plan de Jocote, aldea Maraxcó, Chiquimula, hizo una de las exposiciones más memorables y poderosas de todo el recorrido de la embajadora Cindy McCain por Guatemala.

“En el 2018 tuvimos una recaída muy grande. La desnutrición era severa. En nuestra comunidad no hay agua, solo viene una vez al mes dos hora nada más. Ahora, gracias a esta cosecha de lluvia que tenemos con nuestro embalse comunitario podemos regar nuestras hortalizas y salir a venderlas a las escuelas locales para la merienda de los niños. También pudimos lograr 19 cosechadoras de agua de lluvia en nuestras casas, gracias a la FAO. Esta ha sido una lucha de años. Debido al machismo, en la comunidad nos decían que nosotros no teníamos dominio de marido, pero por un oído nos entraba y por el otro nos salía. Nosotras, las 175 mujeres del grupo de mujeres queríamos aprender algo que nos llevara al desarrollo. Nosotros siempre dijimos a las organizaciones como FAO, que nos han apoyado, que no queríamos que nos dieran un quintal hoy, para mañana no tener qué comer. Gracias a Dios nos han enseñado a pescar y a nadar. En el pueblo siempre se nos dijo que nosotros solo servíamos para tener hijos, pero ahora somos empresarias exitosas”.