16/08/2022
07:18 PM

Más noticias

Honduras, atrás en CA en planes ferroviarios

El país está a la cola de Centroamérica en cuanto a impulsar proyectos para modernizar el sistema ferroviario; Costa Rica avanza y Panamá los supera a todos.

San Pedro Sula

Por avión, Panamá está a poco más de tres horas desde Honduras y por tierra los más de 1,509.2 kilómetros que hay entre Tegucigalpa y Ciudad de Panamá se transitan en poco más de 24 horas si se emprende un viaje sin parar en auto particular.

Aunque el recorrido es cercano por aire y por tierra, el país canalero está a un mundo de distancia con Honduras en cuanto a la red ferroviaria se refiere.

El viejo ferrocarril del Canal de Panamá lleva más de 100 años activo y, lejos de caducar, mantiene posible y real el sueño (de muchos hondureños) de recorrer el país de costa a costa.

También se habla de otro proyecto para expandir la red ferroviaria de la capital a la frontera con Costa Rica impulsada por China, pero el gobierno actual no ha querido subirse al barco.

Tomar nota

Honduras está en el centro del interés global logístico, por su ubicación regional y por la potencialidad de Puerto Cortés.

Por otro lado, está la imparable expansión del primer sistema de metro eléctrico del istmo, el Metro de Ciudad de Panamá. Esta moderna obra está acabando con la locura que impone el arcaico servicio de transporte público donde por años han predominado los buses, allá llamados los “diablos rojos”.

Aunque Honduras dio sus pininos con la idea de implementar el sistema de transporte articular Trans-450, el proyecto fracasó tan pronto como comenzó.Y, en cuestión ferroviaria, ni se diga.

A Honduras definitivamente lo está dejando el tren, ya que no ha sido posible dar marcha a la construcción del estudio de factibilidad que impulsa el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), cuyos fondos ha ofrecido y mantiene al alcance, esperando a que el nuevo Gobierno reactive el plan para dar marcha el Tren Interoceánico de Honduras, que vendría a revivir al Ferrocarril Nacional de Honduras corroído por el abandono y muchos años de reflejar pérdidas.

Voces

Tras ver a través de LA PRENSA Premium el deplorable estado en el que se encuentra el Ferrocarril Nacional de Honduras y conocerse que el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) sostiene sus intensiones de financiar el estudio de factibilidad del Tren Interoceánico de Honduras y alcanzar a países como Costa Rica, Guatemala y El Salvador -donde van adelantados en esta materia-, varios líderes de la sociedad civil se abocaron al Banco para pedir que no desista de apoyar la modernización del Ferrocarril Nacional.

Presione "Show map"

Coinciden en que es necesario que la institución no solo tenga nuevos bríos y deje de representar una carga para el Estado, también demandan que el país sea competitivo considerando que en toda la región hay proyectos ferroviarios similares encaminados.

Silvio Larios, director ejecutivo de la Cámara Hondureña de la Industria de la Construcción (Chico) y uno de los líderes que se acercó al BCIE, considera que un moderno sistema ferroviario elevaría a Honduras a los más altos niveles competitivos.

“Estamos sumamente retrasados con relación a los demás países. Es un tema de desarrollo, de generación de empleo, de bienestar nacional para subir los estándares de vida de todos los hondureños en todo sentido”, afirmó.

Larios considera que un proyecto como un tren interoceánico, y eventualmente centroamericano, generará masivos empleos directos e indirectos, antes en la preparación y cuando el proyecto esté montado.

“Eso va a ser un ‘boom’ para impulsar una actividad económica jamás antes vista. Podría ser un proyecto sumamente agresivo que se puede comparar levemente con la construcción de la CA-5”.Para Larios , aunque sí hay que darse prisa, no hay que correr, para no tropezar y hacer las cosas mal.

“Esto es un asunto de logística mundial. Imagínese una línea interoceánica, una carretera de cuatro carriles y lo que va a llevar en ambos extremos (puertos) y estaciones intermedias. Significará una gran cantidad de trabajo... Podría emularse lo que acontece en el Canal de Panamá”.