03/10/2022
06:58 AM

Más noticias

El BCIE ofrece fondos para realizar estudios del nuevo ferrocarril

Impulsan proyectos ferroviarios en Costa Rica, Guatemala, El Salvador y Dominicana; Honduras solo debe endosar pedido.

  • Dante Mossi
    Presidente ejecutivo del BCIE

San Pedro Sula

Soñar con trenes podría parecer cosa de niños, pero en la región el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), dirigido por su presidente ejecutivo, el doctor Dante Mossi, no solo le permite a los países soñar, los empuja, financia y gestiona con socios para que puedan hacer esas obras realidad.

El líder regional conversó con LA PRENSA Premium sobre la visión que el Banco tiene en toda la región centroamericana y también en República Dominicana.

Hace un año, el BCIE anunció el financiamiento para elaborar un estudio de factibilidad para implementar el proyecto del tren de carga en Honduras. ¿Se logró comenzar, qué avances hay al respecto?

El año pasado como fue un año dedicado a la política no hubo avances para nada. Este año volvimos a recibir una solicitud para tratar el tema, pero no vino endosada por el Ministerio de Finanzas. Esas solicitudes sin el endoso del gobierno no prosperan, pero nosotros encantados haríamos el estudio de diseño.

Se habló de habilitar dos rutas: Puerto Castilla en Trujillo a Amapala en el sur y de Puerto Cortés también a Amapala.

Desde el BCIE hemos apoyado a los países que así lo desean con la agenda ferroviaria. Ya lo hemos hecho en Costa Rica, El Salvador, Guatemala y República Dominicana . Recibimos una solicitud del Ferrocarril Nacional de Honduras, estamos consultando con el Ministerio de Finanzas, pero es desde el Ministerio que nos tiene que venir la solicitud de los estudios. Se hablaba inicialmente de un tren de carga que fuera de Puerto Castilla a Puerto Amapala y otro de Puerto Cortés a Amapala; ahora más bien, se habla que se necesita uno de Puerto Cortés a Puerto Castilla. Obviamente hay que hacer los estudios, cualquier cosa que yo diga puede ser un invento. Hay que hacer estudios para determinar demandas y factibilidad de estos proyectos.

¿Siguen disponibles para el estudio de factibilidad?

El BCIE tiene los recursos. Esa es la noticia que yo creo que es importante. El BCIE tiene los fondos para contratar estudios de factibilidad, donados, no le cuestan nada el Estado de Honduras. Dentro de esta noticia le comento que el señor alcalde de San Pedro Sula (Roberto Contreras) nos contactó porque les interesaría desarrollar un tren urbano entre Villanueva y Choloma. Le dijimos que con el mayor de los gustos le regalamos el estudio de factibilidad. Y usualmente como lo están tomando los países es bajo el modelo de asociación público privada, es decir una concesión. En Costa Rica por ejemplo, está bajo el modelo de asociación público privada, donde un operador internacional va a construir y a operar; y él posteriormente le transfiere eso a la empresa ferroviaria de Costa Rica.

¿Va avanzado el proyecto ferroviario de Costa Rica?

Bastante. Se espera que con el cambio de gobierno se concluya la precalificación de empresas. Es un proyecto de 1.5 billones de dólares, uno en San José. Y hay un segundo proyecto de carga que va por toda la costa atlántica de Costa Rica y va a dar hasta el río San Juan cerca de la frontera con Nicaragua. En ese ya hicimos estudio de factibilidad. Ya están listos. Hay estudios de factibilidad en El Salvador, en el segmento de San Salvador al Puerto de Acajutla. En Guatemala el tren interoceánico probablemente va arrancar con un pedazo, probablemente del Caribe hacia Antigua Guatemala, pero todo eso está en estudio todavía.

¿Esos proyectos se hicieron sobre un ferrocarril como el que tuvimos nosotros, que tuvo su auge y decayó. Se están haciendo sobre esa base?

Exactamente lo mismo, digamos. En El Salvador hace poco se pasó una ley para solicitar la recuperación de terrenos, porque muchos fueron invadidos. Hay que rectificar también los tramos. No necesariamente el tramo que se había previsto hace 1,000 años es el mejor. Habrá que revisar cuál es la mejor ruta posible. Obviamente la tecnología ha mejorado muchísimo. Entonces, ya podemos pensar en túneles, en puentes más grandes, más fuertes. Uno de los temas bien curiosos es que la tecnología que están corriendo todos los países son trenes eléctricos, porque en toda Europa y Asia ya no usan locomotoras de diésel. Todas están cambiando a electricidad, además qué es más amigable con el ambiente. Y estamos financiando, en este se incluye a Honduras, una reglamentación para asegurar que los estándares de todos estos trenes en Centroamérica sean el mismo para que eventualmente puedan interconectarlos todos para que se pueda ir desde Panamá a México en tren.

¿El sueño del BCIE es ver a una Centroamérica moderna, unida por trenes?

Exactamente. Los trenes son realmente un plan de ordenamiento territorial, porque hay que hacer estaciones de tren e interconectarlas con líneas de buses, interconectarlas con líneas de carga donde los camiones cargan y descargan lo que los trenes llevan. Ordenan el tráfico, ordenan las ciudades. Realmente, los ferrocarriles traen una forma más estructurada de pensar. En el BCIE somos muy afortunados. Tenemos socios que tienen una experiencia ferroviaria de cientos de años como España, Corea y México, que realmente le han apostado a la industria ferroviaria con su eje básico de industrialización. Entonces, nosotros sí creemos que Centroamérica está lista para pensar en ferrocarriles.

¿Y por qué al BCIE le interesó financiar ferrocarriles?

A todo niño le gusta jugar con trenes, el presente incluido; pero no viene de mí, viene de los gobiernos.

Los gobiernos tocaron puertas a otros bancos de desarrollo y otros bancos dijeron: ‘no, eso es demasiado grande para ustedes’. Entonces, el BCIE dijo: ‘saben que, no es demasiado grande para ningún país, quizá era demasiado grande para ellos, pero no para nosotros’. En el caso de Costa Rica, las empresas que ganaron los diseños para hacer los ferrocarriles en los dos trenes son españolas. Las que están trabajando en Dominicana son españolas. Las dos que están trabajando en El Salvador y Guatemala son coreanas. Entonces son empresas de primer nivel y el de Costa Rica es el que más nos enorgullece al momento porque el diseño es tan creíble, es un modelo sostenible, que el Fondo Verde del Clima, que es una instancia global, decidió financiar la mitad del proyecto, la parte pública. Decidió financiar con financiamientos ultrabaratos.

Dante Mossi, presidente del BCIE, habla sobre el tren urbano en el valle.