16/08/2022
07:58 PM

Más noticias

Diésel, camino a ser el combustible más caro

Los consumidores están atrapados entre los altos precios y la escasez de rebajas, pese a las medidas adoptadas por el Gobierno para mitigar la situación.

San Pedro Sula
Precios históricos

El galón de diésel subirá de 116.16 a 118.27 lempiras en la capital, de acuerdo con la estructura aprobada por la Secretaría de Energía. La gasolina superior pasará de 121.32 a 121.53 lempiras. Los capitalinos pagarán L111.37 por galón de la regular, con una rebaja de 35 centavos. También se encarece el gas doméstico o queroseno, al subir de L110.89 a L112.14 por galón.

“Antes hacía tres viajes a la semana, ahora solo hago uno”, relata William Burgos, un contratista que se mueve constantemente entre San Pedro Sula y Siguatepeque.Burgos calcula que su gasto en combustible para su vehículo (conduce un “pick up” de gran tamaño) se ha incrementado en más de 60%.

Esta situación, que presiona el bolsillo de la mayoría de los consumidores hondureños, ha sido especialmente fuerte entre aquellos que consumen diésel.Y es que este es el que mayores incrementos registra en las últimas semanas.

Datos

4.84 lempiras ha subido el litro de diésel entre enero y abril, lo que equivale a más de L18 por galón.

115.85 lempiras se cotiza el galón de diésel a partir de este lunes en San Pedro Sula.

De acuerdo con las variaciones semanales que publica la Secretaría de Energía, desde mediados de marzo el precio de este combustible ha subido alrededor de 5 lempiras por litro (cerca de 19 lempiras por galón).

De hecho, su precio promedio este año es 33% más alto en comparación con el mismo período del año en 2021.Por tal comportamiento, el diésel ya ha hecho que su costo supere al de la gasolina regular, y no son pocos los que consideran que superará incluso el precio de la gasolina superior, convirtiéndose así en el combustible más caro en Honduras.

Efectos de la guerra

Tradicionalmente, el diésel siempre ha sido el más barato entre los combustibles que se distribuyen en Honduras, pero eso parece estar a punto de cambiar.

“El incremento del diésel es bastante alto, se ha considerado que va a subir un poco más que las gasolinas (...) de hecho, las gasolinas súper y regular han venido aminorando su incremento cada semana, pero el diésel no, sino que ha venido subiendo casi dos lempiras por semana”, refiere Renán López, quien administra una gasolinera en el bulevar del norte de San Pedro Sula.¿Cómo fue que se llegó a esta situación? Las respuesta se encuentran al otro lado del Atlántico.

“Cuando se da la guerra (entre Rusia y Ucrania) se debilita la producción (de carburantes) y también hay sanciones que se imponen a Rusia”, señala Sarahí Silva, directiva de la Asociación Hondureña de Distribuidores de Productos del Petróleo (Ahdippe).

Por otra parte, María Eugenia Covelo, directora ejecutiva del Consejo Hondureño de la Industria Petrolera (Cohpetrol), apunta que la región centroamericana en general, y Honduras en particular, mantienen una estructura de precios atípica, en la que el diésel siempre ha sido más económico.

“A nivel mundial, siempre ha tenido un precio más alto que las gasolinas”, dice Covelo, quien agrega que regiones como Europa se encuentran entre los mayores consumidores de diésel en el mundo, y a medida que los europeos tratan de sustituir los refinados que compraban a Rusia demandarán más diésel de otras regiones.

Estados Unidos está exportando más diésel a Europa, en un 7% más, y esperan que para finales de año suba otro 20% más, porque ellos (los europeos) están tratando de sustituir la oferta rusa, que Europa está restringiendo por causa de las sanciones”, explica Covelo, de Cohpetrol.

Mientras los norteamericanos ayudan a cubrir una mayor demanda europea, el efecto práctico es un aumento de precios, que es lo que los consumidores hondureños han estado viendo en las últimas semanas, con porcentajes de aumento mayores a los de las gasolinas.

Diésel, camino a ser el combustible más caro

Implicaciones

Pero un diésel más caro tiene otras implicaciones más allá de solo precios más altos en la gasolinera.Como observa Covelo, “el diésel es un producto que ha sido usado por la industria” hondureña.

Buena parte del transporte terrestre, tanto de carga como de pasajeros, se efectúa con vehículos que utilizan motores diésel, por lo que, si este continúa subiendo, comenzaría a tener efectos en el costo de las mercancías, en el precio de los pasajes, entre otras cosas.

Buscando soluciones

La rebaja a los altos precios a los combustibles fue una de las promesas de campaña de la presidenta Xiomara Castro. De hecho, desde mediados de febrero, el Gobierno autorizó una rebaja de hasta 10 lempiras en el renglón de los impuestos que se cargan a los combustibles, pero los aumentos han sido tan altos que esto no ha sido suficiente para frenar la escalada de precios. Para el diésel en particular, el Gobierno decidió absorber el 50% del aumento.

Aun así, las medidas del Gobierno tienen cuando menos un efecto ralentizador, pues, de no haberse aplicado, los precios de los carburantes serían todavía más altos y es posible que el diésel ya estaría a la cabeza de la estructura de precios.

Entre tanto, los consumidores procuran hallar, hasta donde se lo permiten sus circunstancias, medidas para ahorrar.Algunos como el contratista William Burgos han reducido el número de viajes que efectúan semanalmente.

No es la única estrategia. “Hemos pedido a nuestros conductores que no se muevan si no es necesario, que manejen más despacio, que no corran”, dice Alberto Paz, empresario del transporte.Quizá la luz al final del túnel venga de la mano con el verano boreal.

Silva, de la Ahdippe, explica que a mediados del año aumenta la demanda de combustibles, principalmente gasolina, por lo que la demanda de diésel se reduce.

Una menor demanda puede provocar una reducción en el precio, pero hasta entonces la posibilidad de un diésel cada vez más caro se mantiene latente, así solo sea algo temporal.