Tegucigalpa, Honduras.

En una bodega alquilada en Turquía y no propiamente en una fábrica especializada se están terminando de ensamblar apuradamente cinco de los siete hospitales móviles comprados por el Gobierno de Honduras en 47.4 millones de dólares, 1,174 millones de lempiras, al guatemalteco-estadounidense Axel López, representante de Elmed Medical System y Hospitales Móviles.com.

La unidad de Datos e Investigación de LA PRENSA confirmó que a instancias de López la proveedora Vertisa Cevre Teknolojileri y Nuris Prefabrik alquilaron un inmueble en las afueras de Ankara para terminar de montar los cinco módulos hospitalarios. Se trata de cuatro clínicas de triaje de 51 camas destinadas a La Ceiba, Juticalpa, Santa Rosa de Copán y Danlí, y un quinto módulo asistencial de 91 camas que se instalará en Choluteca.

La semana anterior, el titular del Poder Ejecutivo aseguró que dos de los cinco hospitales (el de Choluteca y Santa Rosa de Copán ) partieron de Turquía el martes 18 de agosto; sin embargo, mediante un rastreo en internet no se encontró información o constancia documental que el embarque ya partió de aquel país, de modo que la fecha de su llegada sigue siendo una incógnita.

Claves de la investigación
1. Precio real de mercado
En la factura original del proveedor/fabricante Vertisa Cevre en Turquía mostró que el valor de mercado de los dos hospitales móviles de 91 camas de San Pedro Sula y Tegucigalpa ascienden a un valor unitario de $2,500,000, por lo que el valor total es de $5,000,000.
2. Sobre precio de renta
El valor total pagado por Invest-H ascendió a $15,900,000, pero el valor real de mercado según la factura del proveedor/fabricante Vertisa Cevre ascendió a un monto de $5,000,000, lo que representó un sobreprecio de $10,900,000.
3. Prejuicio al Estado
Por los siete hospitales móviles (tres de 91 camas y cuatro de 51), Invest-H pagó $47.4 millones, pero, conforme a las indagaciones, se pagó un sobreprecio de $32,537,185.53, lo que representó un 69% más del valor total; es decir, el perjuicio es de L806.9 millones.
El equipo de Datos de LA PRENSA realizó una búsqueda en las redes sociales y los sitios oficiales de Vertisa y Nuris Prefabrik, pero no encontró constancia gráfica de la construcción de los módulos hospitalarios encargados por Invest-H. La última publicación realizada por Nuris Prefabrik fue el 17 de junio de este año, en la que colgó una fotografía de una fila de camiones que transportan supuestamente los 78 contenedores que contienen los dos hospitales móviles de Tegucigalpa y San Pedro Sula, que salieron de aquel país el 21 de junio anterior y arribaron a Puerto Cortés el 10 de julio.

La información proporcionada a LA PRENSA indica que los cinco módulos hospitalarios están siendo ensamblados a contrarreloj con contenedores usados y nuevos y con equipo médico adquirido a diferentes marcas y proveedores, en una especie de rompecabezas.

El 15 de agosto anterior, Invest-H publicó en su cuenta de Twitter varias fotografías en las que aseguró que se trata de los cinco hospitales que se construyen en una fábrica en Turquía.

“Desde la fábrica en Turquía:

¡En la etapa final de construcción se encuentran los hospitales de aislamiento móvil de Choluteca y Santa Rosa de Copán!”, dice textualmente el mensaje, que es acompañado de varias gráficas de los contenedores en un enorme galpón.

Confirmación

Sobre este extremo, LA PRENSA consultó al presidente de la empresa turca SDI Global LLC, Michael Murphy, quien confirmó a este diario que Nuris Prefabrik está construyendo los cinco hospitales móviles en un inmueble que Vertisa Cevre Teknolojileri alquiló por tres meses en las afueras de la ciudad de Ankara.

“Nuris está haciendo los cinco hospitales en un edificio que Vertisa alquiló por tres meses. Se están utilizando algunos contenedores nuevos y otros usados. López hizo esto solo para mostrar la fabricación de los hospitales móviles al Gobierno de Honduras, pero una vez que los hospitales se vayan para Honduras la fábrica se desmantelará”, manifestó el alto ejecutivo de SDI Global.

Cuestionó que las autoridades de Honduras acepten la fabricación de los hospitales bajo estas condiciones irregulares y expresó que la “estafa ahora es obtener dinero del Gobierno de Honduras para una garantía extendida”.

Dijo que si el local donde actualmente se ensamblan los módulos hospitalarios se alquiló por un período de tres meses, eso solo indica que el montaje de los contenedores llevará el mismo período.

Fotos facilitadas a LA PRENSA por SDI Global muestran el tipo de contenedores y equipo que está utilizando Vertisa Cevre y Nuris Prefabrik para ensamblar los restantes cinco hospitales móviles comprados por Invest-H .
“López intenta construir por otros tres meses, entonces tu sabes lo que eso puede significar”, indicó el CEO de SDI Global, empresa que denunció a Axel López el 21 de junio anterior por falsificar sus propuestas, registros de fábrica y sus logotipos y con ellos cerró el contrato para la venta de los hospitales móviles a Invest-H.

En la orden de compra de fecha 2 abril de 2020 se consigna que la entrega de los cinco hospitales móviles se harían en un plazo de 45 y 55 días, pero a la fecha han transcurrido 144 días.

La entrega de estos hospitales debió materializarse el 26 de mayo anterior, conforme a los estipulado en la orden de compra SDI-10-20031606001 (nomenclatura plagiada a SDI Global), pero en este momento existe un atraso de al menos 89 días, cumplidos este 24 de agosto.

Pese a los atrasos, el Gobierno hondureño a través de Invest-H y la Procuraduría General de la República no ha formalizado ningún reclamo legal a ElmedMedical System, bajo el argumento de la inexistencia de un contrato de compraventa de los referidos módulos hospitalarios.

Misión viaja esta semana

En torno al ensamblaje y la probable fecha de llegada de los cinco hospitales, LA PRENSA consultó al representante de la comisión interventora de Invest-H, Gustavo Boquín, quien indicó que se espera que los cinco hospitales estén en Honduras para la última semana de septiembre.

Fotos facilitadas a LA PRENSA por SDI Global muestran el tipo de contenedores y equipo que está utilizando Vertisa Cevre y Nuris Prefabrik para ensamblar los restantes cinco hospitales móviles comprados por Invest-H .
Explicó que hubo un malentendido con la información que proporcionó el presidente Juan Orlando Hernández, en el sentido de que dos hospitales de Choluteca y Santa Rosa de Copán estarían terminados el 18 de agosto y los otros tres (Juticalpa, Danlí y La Ceiba) estarán el 28 de este mes. “Sí existe la posibilidad de que estos dos (Choluteca y Santa Rosa) se despachen antes, pero dependemos de la disponibilidad de puerto, de lo contrario el plan trazado es posterior a su terminación. Estos se embarcarán y esperamos que los cinco estén para la última semana de septiembre en Honduras”, acotó.

Por otro lado, Boquín informó que el equipo técnico que supervisará la construcción de los hospitales viajará el 28 de agosto a Turquía. La misión está compuesta por dos ingenieros y un biomédico de Invest-H. Agregó que la junta interventora está trabajando para garantizar las calidades idóneas de los equipos.

Por otro lado, Boquín dijo que desconoce si el edificio donde se ensamblan los hospitales es alquilado, pero adujo que “todas la maquilas de Honduras alquilan las naves donde laboran y no por ello producimos artículos de mala calidad”.

El Ministerio Público prepara “demoledor” informe sobre equipamiento de hospitales
TEGUCIGALPA. El Ministerio Público cuenta con un “demoledor” informe técnico que revela que los hospitales móviles de Tegucigalpa y San Pedro Sula fueron armados con equipos médicos usados y vencidos y contenedores de segunda, lo que ratifica la sobrevaloración y el grave perjuicio económico al Estado y al pueblo hondureño.
Como parte de las indagaciones que se realizan en la línea de investigación hospitales móviles, el Ministerio Público contrató los servicios de un ingeniero biomédico para cotejar la calidad de los equipos adquiridos.
Una importante fuente de esta institución reveló a LA PRENSA que el informe está casi terminado y muestra datos contundentes sobre la pésima calidad de los módulos comprados.
“Prácticamente los armaron a pedazos con equipos médicos usados y vencidos”, aseguró.
En la inspección realizada en Puerto Cortés se hallaron 54 circuitos de flujo de anestesia y 44 vaporizadores usados.