25/09/2022
11:55 PM

Más noticias

En casa y contra niñas es donde más ocurren violaciones sexuales

El grupo de los menores de edad (17 años o menos) constituye el 60% de todas las víctimas de violación en Honduras. Hay abusos registrados hasta en bebés de un año de vida.

San Pedro Sula. “Cuando mi cuerpo empezó a cambiar, empezó el abuso. Recuerdo que mi mamá decidió sacarme del cuarto, ya que dormíamos en el mismo, y me puso en el pasillo. Cuando él, mi padrastro, llegaba tipo 11 de la noche, tocaba mis partes íntimas y una madrugada se levantó como siempre, y yo temblaba del miedo.

Le oraba mucho a Dios. Ya no quería vivir allí y resulta que esa noche mi mamá se dio cuenta de todo. Empezó a golpearlo, pero él era abusador y también la golpeó a ella. Me mandaron a vivir con una tía a la que yo quiero mucho, que tenía una familia ejemplar... bueno aparentemente, porque su esposo intentó abusar de mí...”.

Sépalo

LA PRENSA Premium y EL HERALDO Plus tuvieron acceso a los relatos que 50 mujeres compartieron en el grupo de Facebook Mommy & Tribe para elevar su voz contra los abusos.

El relato de esta joven mujer sampedrana es uno de 50 anónimos contados por víctimas directas de abusos sexuales y similares.

Y por primera vez, medios de comunicación como LA PRENSA y EL HERALDO, en una investigación conjunta, decidieron ayudarlas para que sus historias trasciendan, profundizando en la realidad de este flagelo silencioso que ha ocurrido por años y penosamente sigue sucediendo en pleno 2002.

Sin distingo

Las violaciones no distinguen condición económica ni social. En la vida rural, principalmente, a veces ocurre que padres abusen de sus hijas y las embaracen en repetidas ocasiones.

Luego de que las Unidades de Investigación y Datos de ambos medios analizaran la base de datos sobre denuncias de delitos de violación del Ministerio Público, se encontró que el grupo de los menores de edad (17 años o menos) constituye el 60% de todas las víctimas de violación en Honduras.

De esas 50 historias, la mayoría de abusos ocurrieron cuando estas valientes mujeres eran niñas, y eso coincide con los datos analizados.

La edad más crítica para una menor es cuando su cuerpo empieza a florecer.

Los números indican que por edades individuales, las víctimas con 13 años de edad son el grupo más numeroso (15% del total), con 1,292 casos de los 8,546 que constan en el informe de denuncias interpuestas contra agresores.

Pero el horror no acaba allí, las niñas de 13 son la mayoría de víctimas, pero las hay más pequeñas, incluso hay nueve denuncias de violaciones contra bebés de un año, y 1,676 en total ocurridas en pequeños entre 1 y 12 años de edad (19.6%).

Escalofriante

En el caso de los hombres hubo casi 1,000 denuncias por violación; al igual que las mujeres, la mayor incidencia es en niños y jóvenes de 10 a 19 años.

Los abusadores...

En la mayoría de los casos (68% del total), la víctima no tenía ninguna relación con su agresor, pero cuando una relación existía, la mayoría de las veces se trató de un conocido de la víctima.

Cuando existe un parentesco familiar, los mayoría de los victimarios eran el compañero de hogar de la víctima, sin embargo, en la larga lista de abusivos hay padrastros, padres, novios, primos, tíos, vecinos, exparejas, exnovios, hermanos, cuñados, abuelos, amigos, maestros, jefes.

Pero también hay mujeres perturbadas, en menor proporción con relación a los hombres, y entre ellas figuran compañeras de hogar, hijas e hijastras, vecinas, madres, primas, novias, sobrinas y empleadas domésticas.

Los datos señalan que el 5% de los casos fue perpetrado por el compañero de hogar o padrastro y que hay centenas de casos en el que el victimario estaba dentro del círculo familiar.

Respuesta a las denuncias

Andrea Paz, miembro del observatorio de violencia del Foro de Mujeres por la Vida asegura que los casos que llegan a ser denunciados por las víctimas son muchos, sin embargo, no reflejan la totalidad de lo que en realidad sucede.

“Son pocas las mujeres y niñas que hablan y denuncian porque ser violada implica muchas cosas como el estigma, condena o culpa de la sociedad”.

Desde su organización velan porque las sobrevivientes de abusos reciban atención integral y oportuna para superar los traumas que les causaron sus agresores, desde seguridad para poner sus vidas a salvo, ayuda emocional y psicológica, pero se queja de la desidia institucional, ya que ocurre revictimización, pues no se les da la atención adecuada.

Abusos

Otra pandemia silenciosa es la violencia doméstica e intrafamiliar. Muchas esposas son abusadas por sus maridos. También existen casos de abusos contra hombres.

Por otra lado, con el tema de las denuncias, muchos casos de violación que son denunciados ante las autoridades competentes son cerrados porque “no se encontraron indicios de responsabilidad penal”.

Lorena Cálix, vocera del Ministerio Público, expuso que en los casos de violación “el dictamen forense es contundente” para lograr dar con los responsables y no quede en impunidad.

Lastimosamente no todas las víctimas denuncian a tiempo o se someten a este procedimiento inmediatamente después de que ocurrió el hecho.

“Lo primero que tiene que considerar es no bañarse, no tocar las prendas que tiene puestas, porque al hacer las pericias respectivas allí podíamos encontrar indicios que nos van a facilitar la investigación preliminar”, recomendó.