Altas tasas del aeropuerto de San Pedro Sula ahuyentan a aerolíneas de bajo costo

Volaris descartó a San Pedro Sula por la tasa de $48.44 que cobra Interairports.El Gobierno dice que la concesionaria no salió a buscar nuevas aerolíneas.

/

SAN PEDRO SULA.

En vez de atraer más aerolíneas, el aeropuerto Ramón Villeda Morales alejó empresas interesadas en operar en Honduras a causa de las excesivas tasas por salida que durante 20 años de concesión cobró la empresa Interairports.

En dos décadas, Interairports captó (considerando información consignada en una carta enviada a LA PRENSA por Edgardo Maradiaga, gerente general de esa empresa), alrededor de L7,000 millones, de los cuales se quedó con el 47% (L 3,293 millones), mientras le transfirió al Gobierno el 53% (L3,714 millones).

Actualmente, Interairports cobra en el Villeda Morales y en los otros aeropuertos $48.44 por la salida internacional. Esta suma es cargada al precio del boleto aéreo que paga el pasajero.
En 20 años de concesión, Interairports, que basó su modelo de negocios en estos ingresos, disparó la tasa de $25 a los casi $50 que pone en desventaja competitiva al Villeda Morales frente a los otros aeropuertos de la región.

“Ha tenido fama que el concesionario que lo manejó tenía costos muy elevados”

Donaldo Suazo, directivo de Canaturh

Emilio Silvesti, exministro de Turismo y ahora comisionado presidencial en conectividad aérea, confirmó que empresas de bajo precio (llamadas low-cost), como Volaris de México, descartaron el Villeda Morales por esa causa.

“La tasa aeroportuaria no nos permite ser competitivos con las líneas aéreas de bajo costo, porque una vez que le meten los $50 al boleto, sube el precio”, dijo ayer en una entrevista telefónica.

Silvestri explicó que Volaris “no vino esencialmente por la tasa aeroportuaria, Volaris pone una tarifa de $120 en un boleto de San Salvador a San Pedro Sula, pero después tenía que sumarle la tasa aeroportuaria de $48.44 y la tasa de El Salvador. El precio del boleto llegaba a los $200”.

“A ellos (Interairports) les hicieron un contrato superdadivoso. Nadie que negoció ese contrato tuvo la visión del crecimiento de la conectividad de las diferentes ciudades de Centroamérica y el riesgo de que San Pedro Sula se quedara atrás. Ahora la empresa se limita a decir: yo cumplí con los términos del contrato, pero jamás dio un paso más allá de los términos del contrato a sabiendas que no los hacía competitivos (...) No salieron a traer líneas áreas. No fueron agresivos. Al final del día, un aeropuerto no solo es competitivo por la infraestructura, sino por la cantidad de vuelos para que los precios de los boletos sean mejores y lo usen más pasajeros”, explicó.

“No salieron (Interairports) a traer líneas áreas. No salieron, no fueron agresivos”

Emilio Silvestri, comisionado en conectividad

Para todas las líneas low-cost, como Volaris, que ha ganado protagonismo en Centroamérica, las tasas pagadas por los pasajeros son determinantes al momento de tomar decisiones sobre los mercados que escoge.

“Sin duda, las tasas, tarifas, impuestos y costos de operación de la industria en cada país son un factor decisivo para priorizar países y aeropuertos para operar, al igual que el costo del combustible. Y la razón es que nuestras tarifas son tan bajas, que en la mayoría de los países donde actualmente operamos, los impuestos y otras tasas aeroportuarias son mucho mayores que el costo de la tarifa misma por segmento, lo que impide que nuestros clientes reciban plenamente los beneficios del modelo de ultrabajo costo, propio de Volaris”, explicó Ronny Rodríguez, director de relaciones institucionales de Volaris para Centroamérica, en un correo electrónico enviado a Diario LA PRENSA.

Según Rodríguez, “es importante tomar en consideración que la derrama económica en turismo, transporte, alimentación y comercio tiene beneficios que superan con creces los ingresos que se obtienen por impuestos”.

Para Interairports, entre sus logros más importantes están las certificaciones del aeropuerto Villeda Morales

“Igualmente vemos con beneplácito las concesiones aeroportuarias, siempre que los modelos financieros de recuperación de las inversiones, lejos de incrementar, disminuyan los costos aeroportuarios”, le dijo el ejecutivo de Volaris a Diario LA PRENSA.

El Gobierno, que en años anteriores hizo una cruzada internacional con el objetivo de atraer nuevas empresas (logró que llegara Air Europa), continúa en conversaciones con Volaris para que vuele a San Pedro Sula una vez que expire la concesión.

Indiscutiblemente, según Donaldo Suazo, miembro de la Cámara Nacional de Turismo de Honduras (Canaturh), el aeropuerto de San Pedro Sula “tiene condiciones para ser modernizado a un costo mucho más barato que cualquier otra posibilidad que tengamos”.
Sin embargo, “ha tenido un poquito de fama que el concesionario que lo manejó tenía costos muy elevados para las líneas áreas y no le dio la modernización adecuada al edificio. Eso hizo que no pudiera cumplir con los requisitos para competir. Entiendo que tiene pocas mangas y por eso tienen dificultades los aviones”, dijo.

Para Suazo, “la tasa aeroportuaria subió mucho con relación a los servicios que el aeropuerto estaba prestando”. El primero de octubre, por vencimiento del período de veinte años de concesión, Interairports le devolverá el aeropuerto Villeda Morales al Gobierno con la misma terminal que recibió en 2000, con las mismas tres mangas y con un tráfico de un poco más de un millón de pasajeros.

LEA: San Pedro Sula descontenta con los 20 años de rezago del aeropuerto

Después de dos décadas, Carlos Flores, gerente del aeropuerto entre 1996 y 2000, califica la concesión como un fracaso y un mal negocio para el Gobierno y para San Pedro Sula.

“Cuando nosotros, por medio de la junta administradora operamos el aeropuerto, el Gobierno recibía completamente los $25 de tarifa aeroportuaria; ahora, Interairports cobra cerca de $50 y un alto porcentaje queda en manos de particulares. Si el Gobierno no hubiera concesionado, entre 2000 y 2020, hubiera captado más de L10,000 millones”, dijo.

“Es un mal negocio porque en veinte años, la empresa concesionaria solamente le dio L3,714 millones. El Gobierno perdió más de L6,000 millones tomando en cuenta que en este momento el aeropuerto tiene un movimiento de un millón de pasajeros”, dijo.

Flores, quien regresó a San Pedro Sula la noche del lunes de Madrid, España, tuvo que descender del avión en la pista por medio de gradas porque las magnas no estaban disponibles.

“Esta es la realidad del aeropuerto, esto sucede porque no hay más mangas, la empresa no invirtió”, lamentó ayer en una entrevista brindada a Diario LA PRENSA.

LC ingresos 290120(1416x870)

Aumentó número de aerolíneas, asegura Interairports

SAN PEDRO SULA. En un comunicado emitido ayer, Interairports se defendió y dijo que en dos décadas superó las metas.“Aeropuertos de Honduras (Interairports), concesionaria de los cuatro aeropuertos internacionales del país, superó sus metas durante los años de su administración con las cláusulas establecidas en el contrato (...)”, dijo.

Informó que “la concesión (...) se ha convertido en un modelo exitoso al asegurar mayores inversiones en el sector, aumento de operaciones de aerolíneas, duplicar el tránsito de pasajeros y sobre todo incrementar los ingresos fiscales”.

Según Edgardo Maradiaga, gerente de esa compañía, “como parte del plan de inversiones, hemos contribuido a convertir a Honduras en un destino turístico. Las inversiones a la fecha superan los L1,800 millones (...)”

“Durante la administración de Aeropuertos de Honduras se ha triplicado el número de líneas aéreas, al comienzo de la concesión había nueve aerolíneas en el año 2000 y en 2019 se registran 18. Además, se duplicó el número de viajeros. Entre 2000 y 2003, el flujo de viajeros era de un millón a 1.1 millones, mientras en los últimos dos años se registraron entre 2.2 y 2.4 millones de personas transitando por las diferentes terminales”, dijo.

JT-AERO1-290120(800x600)
La empresa concesionaria emitió un comunicado ayer.
La Prensa