A finales de 2020, los hondureños pagarán menos por usar los aeropuertos

El Gobierno espera, una vez que venza la concesión de Aeropuertos de Honduras, reducir la tasa internacional que hasta ahora es de $47.59.

Terminal. Aeropuerto Internacional Ramón Villeda Morales de San Pedro Sula.
Terminal. Aeropuerto Internacional Ramón Villeda Morales de San Pedro Sula.

San Pedro Sula, Honduras.

Para finales de 2020, el Gobierno proyecta una reducción importante en las tasas de salida de los aeropuertos para bajar los precios de los boletos de avión.

Aeropuertos de Honduras (Interairports S.A), la empresa que bajo concesión administra las terminales internacionales, le cobra a cada pasajero $47.59, cuando viajan a un destino extranjero, y L52.10 por vuelos nacionales.

Pero estas tasas, según Peter Fleming, director ejecutivo de Honduras 2020, pasarán a la historia cuando venza la concesión.

“La concesión de Aeropuertos de Honduras terminará en septiembre de 2020. La idea que hay es la de licitar los aeropuertos para mejorar la infraestructura que tenemos y certificar los aeropuertos. Lógicamente, queremos empezar a contar con una tarifa más baja para que seamos atractivos para aerolíneas de bajo costo”, dijo ayer durante una entrevista telefónica con LA PRENSA.

LEA: Airbus anuncia que dejará de producir el superjumbo A380

Aeropuertos de Honduras, desde el año 2000 administra y opera las terminales aéreas internacionales de Tegucigalpa (Aeropuerto Toncontín), San Pedro Sula (Aeropuerto Ramón Villeda Morales), La Ceiba (Aeropuerto Golosón) y Roatán (Aeropuerto Juan Manuel Gálvez).

En abril de 2018, esta compañía incrementó ($0.70 y L2.16) las tasas aeroportuarias, las cuales, desde 2014, están incluidas dentro del precio de un boleto aéreo.

Desde el punto de vista del Gobierno, esa tarifa impacta negativamente en la competitividad del sector aéreo de Honduras porque encarece el servicio del transporte.

“Nosotros tenemos una tasa de salida de $48. Si a eso le sumamos más de $35 por la tarifa de El Salvador, solo ahí tenemos unos $85 en impuestos sobre un boleto que cuesta $400. Eso representa un 25% del precio”, ejemplificó.

VUELOS2666(1024x768)
$PieFoto

Estas tarifas, además de inflar el precio de cada boleto y, en consecuencia, desanimar a los compradores, frena aerolíneas de bajo costo que han tenido intenciones de iniciar operaciones en este país.

Por ejemplo, argumenta Fleming, la empresa Volaris ha pretendido entrar en Honduras con la idea de vender boletos para vuelos regionales a un precio de $100; sin embargo, “no puede porque hay tasas aeroportuarias muy altas”.

Volaris vuela en Guatemala, Costa Rica, El Salvador, México, Estados Unidos.

El Gobierno, con el objetivo de conectar a Honduras con otros continentes y aumentar el flujo de pasajeros, tiene previsto a corto plazo establecer acuerdos de cielos abiertos con los países de Centroamérica.

Según Fleming, “los convenios de cielos abiertos permiten un servicio sin restricciones por parte de aerolíneas en ambos lados, en ambas direcciones entre los respectivos territorios y sin restricciones en cuanto a la frecuencia de los vuelos, el tipo de aviones utilizados y los precios cobrados”.

“Los convenios de cielos abiertos se dan entre países o regiones. En ese sentido, Honduras tendría que hacer su propia política de cielos abiertos porque ya Guatemala y Costa Rica tienen una propia. Honduras debe establecerla con sus mercados primarios para atraer nuevos operadores”, dijo.

Fleming, antes de convertirse en director ejecutivo de Honduras 2020, desempeñó el cargo de vicepresidente de mercadeo del Aeropuerto Internacional El Dorado, de Colombia.

Clave
Los aeropuertos internacionales de Honduras no cuentan con categorización de la Organización de Aviación Civil Internacional (Oaci). Una vez concluida la concesión actual, el Gobierno pretende iniciar un proceso de certificación internacional y fortalecimiento de Aeronáutica Civil.

Durante seis años estuvo a cargo del desarrollo de tráfico aéreo y de las negociación con las compañías que operan en ese aeropuerto, el cual registra uno de los volúmenes más altos de pasajeros en América Latina.

Para que Honduras se convierta en un mercado atractivo para las compañías aéreas, de acuerdo con Fleming, “debe optar por el volumen” de pasajeros”

“Estamos en otros tiempos de la aviación. Hoy tenemos que pensar como los otros mercados. Chile está pensando en no cobrarles nada a las líneas aéreas. Que vengan y operen.

Nosotros como país no vivimos por el aterrizaje o por el alquiler, sino por la cantidad de pasajeros que se puedan mover en un año”, puntualizó Fleming.

La Prensa