A finales del mes pasado una familia, (padre, madre e hija de 9 años), que se conducían en una motocicleta fallecieron al impactar con una rastra en Santa Bárbara.

A principios de este mes, cinco personas murieron y ocho resultaron lesionadas de gravedad en una colisión múltiple de un rapidito y tres vehículos particulares en Villanueva, Cortés.

Accidentes impactantes y dolorosos. Pero esto día a día va dejando de ser noticia porque se está volviendo cotidiano. Como que los muertos solo les importan a sus familiares.

Y así como son las cosas nadie sabe cuándo le va a tocar ser parte de una noticia de estas. Esto no es nuevo, cada año es peor. La muerte acecha en calles, avenidas y carreteras, a toda hora. Según la DNVT en lo que va del año se han contabilizado 4215 accidentas viales que han dejado 532 fallecidos y 1,091 lesionados. Cinco muertes por esta causa cada día.

Esto representa un incremento del 30% en relación a las mismas fechas del 2021. Un 37% de estos accidentes se da en motociclistas. Así, las posibilidades de morir en un accidente vial son del 12.5% en automóviles y del 55% en motocicletas.

Las principales causas de estos son en orden de importancia, el exceso de velocidad, la imprudencia, el consumo de bebidas alcohólicas o drogas, el no respetar las señales de tránsito y las fallas mecánicas.

¿Ante tanta sangre y dolor cuáles son las perspectivas? Desalentadoras. El uso de vehículos motorizados es una necesidad para la mayoría de las personas, ya sea en transporte privado o público. Pero los vehículos no se conducen solos, vienen siendo una extensión de la personalidad de quienes los maniobran.

¿Qué medidas efectivas toman las autoridades para cuidar la vida de los conductores?.

Pareciera que cada vez hacen menos porque hay más accidentes. Si se aplicarán las leyes de tránsito, si estas fueran coercitivas, no habrían tantos daños materiales ni muertes. Es deber del Gobierno asegurarse que así sea. Deben destinar más recursos y eficientar los existentes para que los conductores transiten con temor a la ley de tránsito y a sus representantes.

El ser humano es el resultado de la cultura y educación. En sociedades donde las personas no son dadas a cumplir normas de comportamiento, como la nuestra, el Estado debe asegurarse que así sea mediante leyes duras aplicadas sin miramientos. Pueblo y autoridades son cómplices en estas muertes.

Cinco muertos diarios por accidentes viales. Trágico. ¿Cuántos más tienen que morir para que importe?