20/07/2024
11:07 PM

Nuevo intento de asalto masivo a frontera española de Melilla desde Marruecos

Melilla y Ceuta, son las únicas dos fronteras terrestres entre el continente africano y la Unión Europea.

Madrid, España.

Cientos de inmigrantes subsaharianos intentaron en vano este viernes de madrugada franquear la frontera que separa Marruecos del enclave español de Melilla, situado en el norte de Africa y sometido a una muy fuerte presión migratoria.Unos 800 inmigrantes, según la delegación del gobierno español en Melilla, se acercaron a la valla fronteriza, antes de 'disgregarse en varios subgrupos', frente a la presencia de los numerosos agentes desplegados a ambos lados, para lanzar asaltos en diferentes puntos.

Solo 'unos diez inmigrantes se calcula que han podido acceder a la ciudad' española, precisó en un comunicado.

Un grupo de unos 20 individuos permaneció 'encaramado en la verja exterior del perímetro con intenciones de superarlo', levantando los brazos en muestra de victoria hacia los policía españoles, antes de desistir y volver a bajar por el lado marroquí.

El jueves, unos mil inmigrantes subsaharianos habían intentado del mismo modo entrar en suelo español, pero dieron media vuelta frente al dispositivo policial desplegado por Marruecos y España.

Melilla y el otro enclave español de Ceuta, también al norte de Marruecos, son las únicas dos fronteras terrestres entre el continente africano y la Unión Europea.

La presión migratoria se incrementó allí desde principios de año, especialmente en Melilla, cuyo centro de estancia temporal de inmigrantes, con 480 plazas, acoge a 1.800 personas.

Más de mil inmigrantes subsaharianos entraron en ese enclave desde el mes de febrero. El 18 de marzo, unos 500 de ellos habían logrado saltar la triple verja fronteriza, de hasta siete metros de alto, que rodea la ciudad, en el asalto más importante desde 2005, año en que Melilla se vio sometida a llegadas masivas de inmigrantes.

En Ceuta, 15 clandestinos murieron el 6 de febrero, ahogados cuando intentaban llegar a nado a territorio español.

La actuación aquel día de las fuerzas del orden españolas, acusadas de haber utilizado pelotas de goma contra los inmigrantes en el agua, suscitó polémica.

Desde entonces, la Guardia Civil recibió la orden de no utilizar material antidisturbios para rechazar los asaltos. Paralelamente los intentos de entrada en grupo se multiplicaron, especialmente en Melilla. AFP