29/02/2024
06:00 PM

Bolsonaro asume para liberar del 'socialismo” a Brasil

El nuevo presidente aseguró que el 1 de enero de 2019 el pueblo brasileño “comenzó a liberarse de lo “políticamente correcto”. Su esposa rompe el protocolo y ofrece discurso en lenguaje de señas

    Brasilia, Brasil

    “¡El capitán llegó!”, cantaban eufóricos los miles de seguidores de Jair Bolsonaro, que vibraron ayer en la Explanada de los Ministerios de Brasilia durante la investidura del líder ultraderechista al que llaman “Mito” y en el que han depositado sus esperanzas de cambio.

    El Gabinete de
    Seguridad Institucional cifró en 115.000 los asistentes a la ceremonia, menos de lo proyectado inicialmente.

    El momento álgido para esta marea verde y amarilla llegó al comienzo de la tarde, cuando el excapitán del Ejército se dirigió a ellos desde el Palacio de Planalto, ya portando la banda presidencial. “Me pongo frente a toda la nación, en este día, como el día en el que el pueblo comenzó a liberarse del socialismo, de la inversión de valores, del gigantismo estatal y de lo políticamente correcto”, lanzó desatando el delirio de sus seguidores, en un discurso más agresivo que el que había pronunciado minutos antes en el Congreso.

    “Vamos a poner en práctica el proyecto que la mayoría del pueblo brasileño democráticamente eligió”, destacó.

    Bolsonaro, de 63 años, venció en octubre al izquierdista Fernando Haddad con 55% de los votos y convirtió en una fuerza nacional al minúsculo Partido Social Liberal (PSL), al cual se afilió para las presidenciales.

    Jair Bolsonaro llegó al Congreso en un Rolls Royce descapotable, junto a su esposa Michelle.

    El ahora presidente sacó de uno de los bolsillos de su traje una bandera de Brasil y la ondeó ante la muchedumbre que gritaba “mito, mito, mito”.

    “Esta es nuestra bandera, que jamás será roja. Solo será roja, si es necesario, con nuestra sangre para mantenerla verde y amarilla”, expresó al término de su discurso.

    Michelle rompe protocolo

    La primera dama, Michelle Bolsonaro, quebró el protocolo de la investidura presidencial y ofreció un breve discurso de agradecimiento -en lengua de señas- desde el Palacio de Planalto antes del pronunciamiento inaugural de su marido. “Me gustaría dirigirme a la comunidad sorda, a las personas con deficiencias y a todos aquellos que se sienten olvidados: serán valorizadas y sus derechos serán respetados”, dijo Michelle, de 38 años, que se ha dado a conocer en los últimos meses por su trabajo en favor de los deficientes auditivos.

    Su discurso fue el primero de una primera dama durante una investidura y enunciado a viva voz por una interprete.

    “Estamos todos de un único lado. Juntos alcanzaremos un Brasil próspero, con amor, orden, progreso, paz, educación y libertad para todos”, comentó antes de repetir el lema de Jair Bolsonaro: “Brasil por encima de todo y Dios por encima de todos”.

    De fe evangélica, Michelle de Paula Firmo Reinaldo Bolsonaro se mantuvo fuera de los focos durante la campaña, pero después de las elecciones comenzó a cobrar protagonismo y a alimentar sus redes sociales, principalmente con mensajes de su marido y de sus hijastros.

    El ultraderechista se convirtió ayer en el 38 presidente de la mayor potencia latinoamericana.