Querétaro, México.

El embajador de Estados Unidos en México, Ken Salazar, responsabilizó este miércoles del histórico flujo migratorio a “gobiernos que no trabajan”, como Cuba, Nicaragua y Venezuela, tras la tragedia de 53 migrantes muertos en la ciudad estadounidense de San Antonio, Texas.

El diplomático comentó que la pandemia “creó una pobreza en muchos lugares del mundo, incluso en los países de origen de los migrantes”, pero también indicó que otro factor “desgraciadamente son gobernadores, gobiernos que no trabajan”.

Puede leer: EEUU despliega aeróstato de vigilancia en la frontera de Arizona con México

“Solo en Venezuela han salido millones de venezolanos porque no tienen seguridad, porque no tienen trabajo, porque el Gobierno de Venezuela no está trabajando, el Gobierno de Nicaragua lo mismo, no está trabajando para el pueblo, el Gobierno de Cuba”, declaró en una conferencia de prensa en el céntrico estado de Querétaro.

“Los números que veo yo cada mañana de las personas que están llegando a la frontera de México y Estados Unidos están llegando de esos lugares”, añadió.

El diplomático lamentó la tragedia ocurrida en San Antonio, Texas, donde el lunes pasado fue descubierto un camión que transportaba más de 60 migrantes, 53 de los cuales perdieron la vida, incluyendo al menos 27 mexicanos.

Salazar urgió actuar contra las organizaciones criminales que están fomentando tanto dolor en lo que llamó “el corredor doloroso de migración”.

También: Migrantes que murieron en el tráiler pagaron hasta 8,500 dólares para llegar a San Antonio

“No hay gobierno, institución, persona, que al ver esa cosa y (pueda solo) decir: nada más vamos a rezar. Es importante sí rezar, pero lo que importa es la acción contra estas organizaciones que están fomentando tanto dolor en el corredor doloroso de migración”, manifestó.

Aprovechó para recordar otra tragedia ocurrida en semanas pasadas en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, cerca de la frontera de México con Centroamérica, donde un camión que transportaba migrantes provenientes de Guatemala, Honduras, Nicaragua y Ecuador chocó dejando como saldo cuatro muertos y 16 heridos.