21/04/2024
09:29 AM

El regreso del ‘Narco de Narcos’ desata una nueva guerra en México

  • 02 julio 2016 /

El mítico Caro Quintero busca arrebatarle el poder a ‘El Chapo’ Guzmán.

Ciudad de México, México

La guerra entre narcos se ha desatado de nuevo en México. El ataque hace dos semanas al rancho de Joaquín “El Chapo” Guzmán, es un claro desafío al poder y autoridad del líder del cartel de Sinaloa. ¿El responsable? El legendario ‘Narco de Narcos’, Rafael Caro Quintero, quien, según afirman medios mexicanos, está dispuesto a todo por recuperar el codiciado territorio del Triángulo Dorado.

Quintero fue liberado bajo sospechosas circunstancias hace tres años por un juez federal. Ahora se encuentra prófugo de la justicia luego de que las autoridades mexicanas emitieran una orden de captura en su contra por considerarlo responsable del asesinato del agente especial de la CIA Enrique Camarena, mismo delito por el que el gobierno de Estados Unidos ofrece una recompensa de 5 millones de dólares por información sobre su paradero.

Sin embargo, pese a ser uno de los hombres más buscados de su país, Quintero está de regreso en el mundo del narcotráfico, según afirmaron fuentes anónimas a la revista mexicana Proceso.

Testigos locales revelaron a los medios mexicanos que el atentado contra Badiraguato fue una orden de Alfredo Beltrán Guzmán alias “El Mochomito”, sobrino del ‘Chapo’ e hijo del capo Alfredo Beltrán Leyva.

Foto: La Prensa

'El Chapo' no ha tenido visitas conyugales desde que fue recapturado el pasado 8 de enero en Sinaloa.

Sin embargo, ‘El Mochomito’ de apenas 24 años, no se atrevió a atacar los cuarteles de su tío por si mismo, sino con la ayuda de un reconocido personaje del narcotráfico en México: Rafael Caro Quintero.

Así lo afirmó la revista Proceso, citando como fuente a un comandante del Ejército quien les confirmó que Caro Quintero, el legendario capo de los años 1980 que sentó sus reales en el estado de Jalisco, fue quien mandó a más de 100 pistoleros a atacar la tierra del “Chapo” Guzmán.

“En este caso la organización de Sinaloa es percibida como debilitada o que tienen cuantas pendientes”, dice Jesús Pérez, experto en Seguridad Internacional. Según el especialista, la invasión a la casa de la madre de Guzmán Loera es la primera actividad que ese narcotraficante realiza contra su enemigo.

“Sinaloa es un cártel muy poderoso, la mayor parte de los grupos que quieren pasar sus productos tienen que pactar con Sinaloa”, señaló Ricardo Ravelo, especialista en narcotráfico.

Quintero, otrora líder del Cártel de Guadalajara, espero pacientemente y se ha fortalecido en los dos años y 10 meses que lleva libre a través de alianzas con el Cártel de los Beltrán Leyva y otras organizaciones criminales.

Pero en el bajo mundo de las drogas todo mundo sabe que Caro Quintero realmente nunca perdió poder. Su familia siguió el negocio y “han sido siempre gente importante con influencia, con contactos y con clientes a los dos lados de la fronter. Él tuvo mucho control de su gente desde dentro de la cárcel”, dijo una fuente a TeleSur.

Foto: La Prensa

El ataque al rancho de ‘El Chapo’ Guzmán marcó el inicio de la lucha por el denominado Triángulo Dorado, dominado por el cartel de Sinaloa.
Según medios mexicanos, el Cártel de Sinaloa le quiere cobrar derecho de piso y él no está dispuesto a pagar. “Los Quintero siempre han controlado sus propias rutas. En esto de las rutas, es increíble quienes terminan ayudándose y quiénes terminan mandando droga en los mismos transportes y cruzando por los mismos túneles y llegando a las mismas casas de seguridad al otro lado. Insisto, la fuerza y el poder recae en los clientes, no en las rutas, pero en fin”, agregó la fuente.

Por su lado, ‘El Chapo’ guarda la calma, atento a lo ocurrido a su familia, informó uno de sus abogados.

“La mamá de Joaquín Guzmán está en perfectas condiciones de salud y seguridad; su vida no está en peligro”, reportó José Refugio Rodríguez, abogado del “Chapo”.

Y la extradición que parecía inminente tras su recaptura en enero, a juzgar por las declaraciones del presidente Enrique Peña Nieto, ahora parece que podría tardar al menos tres años y posiblemente más.

De hecho, la semana pasada un juez le otorgó un amparo contra la extradición, lo que detiene momentáneamente el proceso legal.

Pero mientras, su encarcelamiento, “ha dejado un vacío de poder” en las altas esferas del narcotráfico mexicano.