18/05/2022
08:57 AM

Más noticias

Denuncian 'falta de voluntad política' para reducir los feminicidios en América

La Comisión Interamericana de Derechos humanos recibió la denuncia por parte de activistas por los derechos de la mujer.

Washington, Estados Unidos.

Activistas por los derechos de la mujer denunciaron ayer ante la CIDH la 'falta de voluntad política' para reducir los 'crecientes' feminicidios en las Américas, y aseguraron que esos crímenes son especialmente graves en Guatemala, Honduras, El Salvador y Nicaragua.

En una audiencia de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), los miembros de ese organismo señalaron que hay indicios de que las mujeres indígenas y pobres son las que más riesgo presentan de morir por violencia machista (feminicidio), pero no hay datos oficiales que permitan confirmar esa 'impresión'.

'La información que tenemos al respecto es muy dispersa', afirmó Dinah Shelton, una de los siete miembros de la CIDH.

Esa falta de datos sobre la violencia de género y su impacto letal es lo que impide 'establecer la magnitud y las causas' del problema y 'desarrollar políticas adecuadas', denunció en la audiencia María Guadalupe Ramos Ponce, del Comité Latinoamericano y del Caribe para la Defensa de Derechos Humanos de las Mujeres (CLADEM).

'No existe una voluntad política de atender la problemática que está sucediendo con las mujeres de nuestros países', apuntó por su parte Leyla Elisa Díaz López, también de CLADEM.

Las activistas citaron datos de la ONU según los cuales 14 países de las Américas se encuentran entre los 25 Estados con mayor tasa de feminicidios en el mundo, una lista en la que El Salvador, Jamaica y Guatemala ocupan los primeros lugares.

'La violencia contra mujeres en América Latina y el Caribe ha aumentado considerablemente en los últimos años, así como la crueldad y ensañamiento contra ellas -aseguró Ramos Ponce-. Las respuestas de los Estados para prevenir, investigar, sancionar y reparar a las víctimas han sido insuficientes'.

Pese a ello, sólo 10 países de la región han incluido en su legislación un tipo penal de feminicidio, que lo distinga del asesinato: Costa Rica, Guatemala, Chile, El Salvador, Nicaragua, México, Perú, Honduras, Bolivia y Panamá.

No obstante, según las activistas, muchas de esas nuevas leyes presentan 'carencias' y no se aplican en todos los casos.

'El reto actual es pasar de la normativa a la adopción de políticas públicas efectivas para poner fin a la pandemia', aseveró Gisela de León, del Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL).

'Esto únicamente se logrará una vez que se cuente con información confiable acerca de la magnitud de la problemática, sus características y sus orígenes', añadió.

Por tanto, las peticionarias solicitaron a la CIDH elaborar un informe regional sobre el problema, emitir recomendaciones a los Estados y realizar 'visitas a los países donde los niveles de feminicidio son más alarmantes'.

'En particular, consideramos de especial preocupación Guatemala, Honduras, Nicaragua y El Salvador, entre otros', precisó De León, que pidió además a la Comisión que subraye 'la necesidad de que los Estados cuenten con bancos de datos' sobre el problema.