Ginebra, Suiza.

El número de desempleados debería aumentar al menos en 11 millones los próximos cuatro años y se están agravando las desigualdades en el mundo, advierte la Organización Mundial del Trabajo (OIT) en un informe publicado este martes.

En 2019, más de 219 millones de personas podrían verse privadas de empleo, según este informe publicado en Ginebra.

'Más de 61 millones de puestos de trabajo se han perdido desde el inicio de la crisis mundial en 2008 y nuestras proyecciones muestran que el desempleo se seguirá agravando hasta el final de la década. Esto significa que la crisis del empleo no está ni mucho menos superada y no cabe la satisfacción', afirmó el director general de la OIT, Guy Ryder.

En la práctica, si la situación del empleo ha mejorado en Estados Unidos, Japón o Gran Bretaña, es y será difícil en varias economías avanzadas, sobre todo en Europa.

La OIT no prevé una reducción significativa del paro en Francia hasta 2017, cuando podría situarse en un 9,9%, contra 10% en 2015. En Alemania, hasta podría aumentar de un 4,7% este año a un 5%.

'Las políticas de austeridad, sobre todo en Europa, han contribuido al espectacular aumento del desempleo. No creo que fueran inevitables', indicó Ryder.