Polémica en Francia por altos cobros a familiares en una morgue provisional

Los cobros han provocado protestas contra los servicios funerarios que han querido enriquecerse con el dolor de las familias.

Ambulancias en Francia trasladan a pacientes con coronavirus. Foto: AFP
Ambulancias en Francia trasladan a pacientes con coronavirus. Foto: AFP

París, Francia.

El cobro a familiares de víctimas del COVID-19 en la morgue provisional abierta por el Gobierno francés a las afueras de París ha despertado una gran polémica en el país, hasta el punto de que la empresa que lo gestiona anunció este viernes que se hará cargo de todos los gastos.

El líder francés de servicios funerarios, OGF, encargado por el Gobierno de gestionar esa morgue provisional abierta en el mercado de abastos de Rungis, anunció que pagará todos los gastos ligados al depósito de cadáveres hasta que acabe la crisis, con el fin de "no añadir más dolor a las familias" de los fallecidos.

Lea más: Italia prolongará el confinamiento hasta el 3 de mayo por coronavirus

Lo hizo tras varios días de polémica después de que trascendiera a los medios que se cobraba 159 euros por seis días de salvaguarda de los ataúdes a las familias de los fallecidos por el coronavirus enviados al lugar ante la sobrecarga de los depósitos de la capital.

A ellos se añadían otros 35 euros por día suplementario, que ante la sobrecarga de las funerarias podía superar los 20 días, además de otros 55 euros por acceder a una pequeña sala de rezo en la que podía estarse un máximo de una hora.

Lea más: Nueva York utiliza fosas comunes por el aumento de muertos por coronavirus

Estos cobros provocaron la protesta de asociaciones de consumidores, que acusaron a OGF de querer enriquecerse con el dolor de las familias.

La empresa, blanco de duros insultos en las redes sociales, quiso atajar la polémica asumiendo el gasto, pese a asegurar que está muy por debajo de lo que se paga en el mercado en tiempos normales.

Morgue en Francia para muertos por Covid-19

La morgue fue abierta el pasado día 2 en una cámara frigorífica del mercado mayorista de París, situado al sur de la capital, en Rungis, y considerado el más grande de Europa.

Lea más: Casos de coronavirus se elevan a 117 en El Salvador con 14 nuevos contagios

Las autoridades dieron la gestión del mismo a OGF por su experiencia en el sector, pero ante la polémica el ministro del Interior, Christophe Castaner, ordenó este jueves un control de las tarifas.

"Me parece anormal que los problemas ligados a la situación de confinamiento y a la mortalidad masiva sean imputados financieramente a las familias", señaló el ministro ante la comisión de información de la Asamblea Nacional sobre el COVID-19.

Castaner también aseguró que el Estado pagaría los días suplementarios que los cuerpos estuvieran en la morgue ante las dificultades de facilitar los entierros o incineraciones.

La Prensa