España compró test rápidos del COVID-19 a una empresa china sin licencia

El Gobierno chino acusa a España de comprar los test rápidos a una empresa sin licencia.

Una enfermera realiza una prueba de coronavirus a un oficial de la policía española en Madrid./AFP.
Una enfermera realiza una prueba de coronavirus a un oficial de la policía española en Madrid./AFP. /

Madrid, España.

Con más de 4,000 muertos y 50,000 contagiados, España enfrenta una carrera contrarreloj para diagnosticar nuevos casos y aislarlos a tiempo con el objetivo de frenar la propagación del coronavirus.

Para ello, el Gobierno de España compró a una empresa china 9,000 kits de pruebas rápidas para detectar en cuestión de horas la infección de coronavirus. Sin embargo, los laboratorios denunciaron que estos test no son eficaces puesto que su sensibilidad es muy baja y no detecta muchos casos positivos.

¿Qué significa esto? "Que los tests no valen, porque dan muchos falsos negativos. Muchos pacientes que teniendo positivo por coronavirus en la PCR [la prueba de referencia, que tarda más tiempo] dan negativos en el test", afirmaron responsables sanitarios de la Comunidad de Madrid al diario español El Mundo.



El Gobierno chino no tardó en responder a España a través de su embajada en Madrid, indicando que Shenzhen Bioeasy Biotechnology, la empresa que vendió los tests al Ministerio de Sanidad, no tiene licencia.

"El Ministerio de Comercio de China ofreció a España una lista de proveedores clasificados, en la cual Shenzhen Bioeasy Biotechnology no estaba incluida. Esta empresa no ha conseguido todavía la licencia oficial de la Administración Nacional de Productos Médicos de China para vender sus productos", informó la embajada de China en España en su cuenta de Twitter.

Compras masivas de material

La situación es crítica en numerosos hospitales del país, donde profesionales de distintas especialidades han sido movilizados para atender la afluencia de pacientes, y las unidades de cuidados intensivos se han visto desbordadas.

Los profesionales denuncian además una falta acuciante de material de protección, sobre todo mascarillas, así como de respiradores y de equipos para hacer más diagnósticos.

"Las urgencias están sobrepasadas en estos momentos", dijo a AFP Jorge Rivera, portavoz del hospital de Leganés, cerca de Madrid.

El centro "está trabajando por encima de sus posibilidades, porque prácticamente todo el hospital está empeñado en luchar contra el coronavirus (...) El personal se está dejando la piel", añadió.

Vea: OMS pide a Europa prepararse para segunda ola de coronavirus

España pidió esta semana ayuda a la OTAN para obtener mascarillas, tests rápidos y ventiladores para asistencia respiratoria.

Igualmente ha multiplicado los pedidos internacionales de material, tanto desde el gobierno central como desde las regiones.

El ministro Illa comentó ante una comisión parlamentaria que hasta el miércoles se han cerrado compras con proveedores chinos "por valor de 509 millones de euros", y prometió que "todos los profesionales de la sanidad van a contar con los medios para protegerse".

La Prensa