Dr. Fauci, el médico a cargo de frenar epidemia del coronavirus en EEUU y a Trump

El infectólogo reconocido mundialmente enfrenta a Trump por minimizar la pandemia del coronavirus.

El Dr. Fauci ha liderado la lucha de EEUU contra el SARS, el Ébola y el VIH, entre otros virus./AFP.
El Dr. Fauci ha liderado la lucha de EEUU contra el SARS, el Ébola y el VIH, entre otros virus./AFP. /

Washington, Estados Unidos.

Anthony Fauci, un especialista en infectología reconocido mundialmente, ha desplegado un nuevo talento ante el coronavirus: refutar diplomáticamente al presidente Donald Trump sin desafiar la autoridad de su jefe.

A pesar de toda su experiencia, es a veces incapaz de evitar que Trump opine, algo que en ocasiones parece pesarle tal y como mostró su reacción cuando el mandatario planteó una teoría conspirativa sobre el coronavirus refiriéndose al Departamento de Estado como el “Departamento de Estado Oscuro”.

Segundos después el doctor Fauci, apenas un metro detrás de Trump, se llevó la mano a la cara, un gesto que se ha convertido en símbolo de los críticos ante las muchas opiniones sin fundamento científico lanzadas por el mandatario respecto al virus.



Cuando Trump dijo que la vacuna estaría lista "pronto", este miembro del equipo de respuesta de la Casa Blanca clarificó con insistencia que tardaría en llegar entre 12 y 18 meses; cuando el presidente aseguró al inicio de la pandemia que acabaría al llegar la primavera, Fauci matizó que no había manera de saberlo pues era un virus desconocido. Y así, en varias ocasiones.

CUIDANDO LA CREDIBILIDAD

A pesar de rechazar muchas cosas de las que dice el mandatario siempre hace equilibrios para no confrontar directamente a Trump, una práctica que ya le había funcionado antes, pues desde 1984 ha sobrevivido como director del NIAID a seis presidentes, y a algunos hasta les dio largas cuando le pidieron que dirigiera el Instituto Nacional de Salud.

"Uno nunca debe destruir su propia credibilidad y tampoco quiere ir a la guerra con el presidente", apuntó en una entrevista reciente con Politico.

La importancia de este doctor, que a pesar de su edad continúa corriendo a diario para mantener la salud, en el equipo de la Casa Blanca contra el coronavirus es enorme, algo que se puede intuir en que su sueldo, cercano a los 400,000 dólares anuales, es casi el doble que percibe su jefe en esta tarea, el vicepresidente Mike Pence, que gana 235,000 dólares.



En enero, a Fauci, curtido en otras batallas contra peligrosos virus como el del VIH, le llamaron la atención las noticias sobre una extraña neumonía originada en China, por lo que llamó a altos cargos federales para trabajar desde ese momento en una vacuna.

"Incluso antes de que supiéramos que era un coronavirus, afirmé que realmente sonaba como un tipo de coronavirus-SARS", dijo entonces.

UN VIEJO LUCHADOR CONTRA PANDEMIAS

Su capacidad de anticipación viene quizá de que este no es su primera experiencia con grandes pandemias, Fauci ya había liderado la lucha del EEUU contra el SARS, el Ébola y el VIH, entre otros.

De hecho, es toda una eminencia en la lucha global contra el Virus de la Inmunodeficiencia Humana, durante la que ha mostrado su rostro más humano y empático.

Cuando en 1988 activistas se manifestaron delante del NIAID para demandar que se usaran fármacos experimentales en el tratamiento del sida y el VIH, Fauci los sorprendió invitándoles a su despacho.

Vea: EEUU apunta a convertirse en nuevo epicentro de una pandemia que se acelera

Un año más tarde, en 1989, se enteró de que el activista de la lucha contra el sida, escritor y productor Larry Kramer organizaba una conferencia en Montreal (Canadá). El artista había cargado vehementemente contra Fauci en más de una ocasión por su gestión de esta crisis, aun así el director de la NIAID decidió acudir a la ciudad para allí interpelar a Kramer mientras paseaba a su perro, los dos hombres acabaron forjando una amistad y trabajando juntos en la lucha contra el virus.

Fauci se ha convertido así en la figura de referencia en Washington cuando surgen problemas de salud pública relacionados con enfermedades infecciosas.

Poco después, en 2003 el presidente George W.Bush (2001-2009) lo puso al frente de su plan para acabar con el sida tras ver su gestión dos años atrás de la crisis generada tras el envío anónimo de una carta con ántrax al senador Tom Daschle.

La Prensa