El líder supremo iraní llora por Soleimani y amenaza con "dura venganza" a EEUU

"Vendrán días oscuros para Estados Unidos": la amenaza de la hija del general Soleimani

VER MÁS FOTOS
El líder supremo iraní Ali Jamenei llora frente al féretro de su comandante más cercano, Qasem Soleimani, asesinado en un ataque de dron de EEUU./AFP.

Teherán, Irán.

Una inmensa multitud inundó las calles de Teherán este lunes para rendir homenaje al general Qasem Soleimani, el comandante más admirado de Irán, muerto en un ataque estadounidense en Irak.

Enarbolando imágenes de su héroe, la muchedumbre se congregó en la universidad de Teherán donde el líder supremo, el ayatolá Ali Jamenei, lloró rezó por el fallecido general.

Soleimani, arquitecto de la política expansionista iraní en Oriente Medio como jefe de la fuerza Al Quds de los Guardianes de la Revolución, murió el viernes en un ataque con dron de Estados Unidos cerca del aeropuerto de Bagdad.


Su muerte provocó un recrudecimiento de las tensiones entre Teherán y Washington.

En una gélida y soleada mañana, una marea humana invadió las avenidas Enghelab ("Revolución" en persa), Azadi ("Libertad") y sus alrededores, con banderas rojas (el color de la sangre de los "mártires") o iraníes, pero también libanesas e iraquíes.

Visiblemente emocionado, el ayatolá Jamenei pronunció una breve oración en árabe ante los féretros de Soleimani, del iraquí Abu Mehdi Al Muhandis (número dos de la coalición paramilitar proiraní Hashd Al Shaabi) y de otros cuatro iraníes muertos en el mismo ataque.

El líder supremo y los otros dirigentes presentes, como el presidente Hasan Rohani, el presidente del Parlamento Ali Larijani, el general de Hosein Salami jefe de los Guardianes de la Revolución, abandonaron rápidamente el lugar, antes de que los féretros de los "mártires" se abrieran camino entre la multitud.

"Muerte a EEUU e Israel"

Estimada en "varios millones" por la televisión estatal iraní, la multitud alternaba entre momentos de recogimiento y de tristeza y explosión de ira con los gritos de ¡"Muerte a América!", "¡Muerte a Israel!".

Se quemaron banderas de Estados Unidos e Israel. Hombres y mujeres lloraban o pedían venganza.

"Este es nuestro mensaje para Estados Unidos: los golpearemos, los haremos pagar por la sangre vertida por su culpa", dijo Mehdi Ghorbani, un funcionario que acudió al cortejo con su mujer y su hijo.



La hija de Soleimani, Zeinab, declaró que "el martirio de (su) padre conllevará un auge de resistencia y hará temblar a Estados Unidos e Israel".

Teherán prometió una respuesta "militar", una "dura venganza" que golpeará "al lugar correcto en el momento correcto".

Aunque la comunidad internacional ha hecho numerosos llamados a la "desescalada", la "prudencia" o la "moderación", el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, continúa amenazando a Irán.

El domingo por la noche, el mandatario reiteró que si Irán "hace algo, habrá grandes represalias".

Trump amenazó además con imponer sanciones "muy fuertes" contra Irak, después de que el Parlamento iraquí votara una resolución pidiendo la retirada de las tropas estadounidenses presentes en su territorio. Irán en cambio se congratuló por la decisión de los diputados.

El jefe de la diplomacia alemana, Heiko Mass, aseguró que las amenazas de Trump "no son de gran ayuda".

Vea: Tropas de EEUU comienzan a llegar a Oriente Medio tras amenazas de Irán

El domingo por la noche, como la víspera, varios cohetes cayeron cerca de la embajada estadounidense en la ultraprotegida Zona Verde de Bagdad, sin causar víctimas, según testigos.

En este convulso contexto, Irán anunció el domingo una nueva reducción de sus compromisos contenidos en el acuerdo de 2015 sobre su programa nuclear, en respuesta a la retirada unilateral de Estados Unidos en mayo de 2018 del pacto y al restablecimiento de las sanciones económicas contra Teherán.

Mientras tanto, los precios del petróleo siguen subiendo y se estremecen las bolsas mundiales. El oro, un valor refugio en periodos de incertidumbre, alcanzó este lunes su precio más alto desde mediados de 2013.

La Prensa