Familia mormona exige que no haya chivos expiatorios en investigación por masacre

Las familias, que tienen doble nacionalidad mexicano-estadounidense, consideran que fue un ataque directo.

Ciudad de México.

Miembros de la familia LeBarón, integrante de una comunidad mormona del norte de México, exigieron el martes que no haya chivos expiatorios en la investigación por el asesinato de tres mujeres y seis niños de su comunidad que fueron masacrados a inicios de noviembre.

"En el combate a la violencia y al crimen organizado no podemos dejar que paguen justos por pecadores. No puede haber tortura, no puede haber chivos expiatorios. Todo debe ser transparente", dijo Adrián LeBarón durante un encuentro con senadores mexicanos en la capital.

Lea más: China construirá el mejor estadio de Centroamérica en El Salvador

"De cara a nosotros los ciudadanos, todo México debe estar vigilante de lo que hagan las fuerzas policíacas", agregó.

El encuentro con senadores ocurrió un día después de que los LeBarón se reunieran con el presidente Andrés Manuel López Obrador, quien les mostró un avance de las investigaciones por el crimen.

El domingo, la fiscalía general dijo que detuvo a "varios individuos" presuntamente ligados al asesinato, aunque no especificó dónde ocurrió la detención, ni cuántos son los detenidos.

Lea más: Trump acusa a Trudeau de tener "dos caras" tras polémico video

"La justicia no puede ser selectiva ni de capricho, cualquier mexicano que muere por un acto criminal merece exactamente el mismo tipo de respuesta por parte de las autoridades y el mismo tipo de protección", dijo LeBarón.

La familia también exigió que los senadores contribuyan a detener la violencia en el país.

"Les pido por el amor de Dios senadores que ustedes dejen sus diferencias y dejen de cobrarle al pueblo mexicano cuando no nos representan y cuando nos están traicionando", dijo por su parte Julián LeBarón.

Responsables de la masacre

Las autoridades han señalado a pistoleros del narcotráfico como responsables de la masacre, perpetrada el 4 de noviembre en una zona remota entre los estados de Sonora y Chihuahua, y que, según ellas, fue resultado de una confusión.

Lea más: Un video muestra a varios presidentes burlándose de Trump en la OTAN

Las familias, que tienen doble nacionalidad mexicano-estadounidense, rechazan esta versión y consideran que fue un ataque directo.

La masacre desató indignación en México y Estados Unidos. El presidente estadounidense Donald Trump dijo días atrás que designará como terroristas a los cárteles de las drogas, lo que en México ha sido interpretado como una potencial intervención estadounidense, incluso armada.

Lea más: Un video muestra a varios presidentes burlándose de Trump en la OTAN

López Obrador advirtió la semana pasada que "extranjeros armados no pueden intervenir" en México, aunque matizó que "no hay nada que temer" pues, según él, el presidente Trump siempre se ha mostrado "respetuoso" y existe una relación de "amistad y cooperación" entre ambos.