Más noticias

Acusan a precandidato presidencial de ingresar a inmigrantes hondureños a EEUU

Cory Booker es acusado de "romper la ley" al ayudar a inmigrantes solicitantes de asilo a cruzar a Estados Unidos.

El senador Cory Booker acompañó a un grupo de migrantes hondureñas a solicitar asilo en el punto de entrada en El Paso, Texas./AFP.
El senador Cory Booker acompañó a un grupo de migrantes hondureñas a solicitar asilo en el punto de entrada en El Paso, Texas./AFP.

Washington, Estados Unidos.

El senador demócrata y precandidato a la presidencia de Estados Unidos, Cory Booker, enfrenta una nueva controversia tras visitar la frontera con México para ayudar a varias inmigrantes solicitantes de asilo a ingresar a EEUU.

Booker llegó a Ciudad Juárez acompañado por varios abogados de inmigración y representantes de la organización defensora de los migrantes Families Belong Together.



El senador de Nueva Jersey se reunió con varias mujeres de origen hondureño, que aseguran ser víctimas de agresión sexual y tráfico laboral en México, antes de cruzar juntos el Puente Internacional Paso del Norte hacia El Paso, Texas, donde las inmigrantes se entregaron a las autoridades migratorias en el puerto de entrada.

El precandidato demócrata fue acusado por sus opositores de romper la ley migratoria estadounidense al "llevar o intentar ingresar a inmigrantes ilegales a territorio estadounidense".

Las hondureñas fueron devueltas a Ciudad Juárez tras solicitar asilo en EEUU hace varias semanas, a la espera de que las autoridades procesaran sus solicitudes.

En esa ciudad mexicana, algunas de ellas fueron víctimas de ataques sexuales, afirmó Linda Rivas, abogada migratoria de Las Americas que acompañaba al grupo.

Vea: Trump: Migrantes "viven mejor" en centros de detención que en sus países

"Estas mujeres son sobrevivientes de violencia sexual. Tienen temor por sus vidas. Estas políticas (de asilo) que tenemos, están exponiendo a las personas a situaciones vulnerables y peligrosas", dijo el senador a reporteros en El Paso.

Booker acompañó a las mujeres hasta el puerto de entrada donde oficiales de la Patrulla Fronteriza los recibieron y atendieron a los abogados migratorios que acompañaban a las víctimas que taparon sus rostros para proteger su identidad.