"

San Pedro Sula, Honduras

La política empezó a meterse como un gusanito en la sangre de Wiladina Chiang, desde antes de que pudiera ejercer el sufragio. Tendría unos 17 años cuando pidió a su madre que la llevara a una concentración que realizó el entonces candidato presidencial Rafael Leonardo Callejas en Villanueva, Cortés, porque sintió un ferviente deseo de asistir.

Como si la sangre política se atrajera, años después contrajo matrimonio con Maynor Pinto, miembro de una reconocida familia nacionalista de Ocotepeque, con quien participó activamente en las subsiguientes campañas del Partido Nacional. Empero no logró su objetivo de ser diputada cuando lanzó su candidatura en 2014, pero su lucha echó raíces porque actualmente es la gobernadora política del departamento de Cortés.

No es un cargo muy apetecido por los políticos porque lo consideran decorativo, pero ella asegura que lo disfruta, ya que le ha dado la oportunidad de hacer mucha labor social, a través de diferentes programas gubernamentales.

Cuando el presidente Juan Orlando Hernández le ofreció el cargo, dice que lo aceptó muy honrada, pero su reacción no fue de alegría porque no veía cómo podía ayudar a la gente.

Sin embargo, “pensé darle un giro y le pedí que me diera un espacio para hacer labor social. Ahora trabajamos con programas del gobierno como Vida Mejor, sin dejar a un lado las responsabilidades propias de la Gobernación”.

"

"

Es licenciada en Mercadotecnia, pero ha trabajado poco en esa profesión porque le gusta ser independiente

Dentro de esas responsabilidades está interceder en la solución de ciertos problemas en las alcaldías, aunque admite que al final son estas las que tienen la última palabra porque son entes autónomos.

Es el caso de la Municipalidad de Puerto Cortés en donde seis regidores nombraron a Elka Herrera como nueva secretaria en sustitución de Douglas Urrutia, pero el alcalde Allan Ramos y otros cuatro regidores no la aceptan. La gobernadora ha intercedido a favor de la nueva secretaria de filiación nacionalista, pero “no puedo sentarla, aunque sé que legalmente es a quien corresponde el cargo. Lo único que puedo es opinar y hacer sugerencias”.

A pesar de que su abuelo era netamente chino, no aprendió a hablar mandarín porque su padre, Moisés Chiang, tampoco lo habla, pues nació en Honduras. Lo único que heredó fue “un poquitito” de los rasgos de sus ancestros paternales. Su madre es la hondureña Zoila Cortés.

“Como no he sido muy delgada, camino y hago ejercicios en una bicicleta estacionaria”. Agregó que a sus 51 años ya no practica natación porque los químicos y el agua decoloran el tinte que cubre sus incipientes canas.

"

"

No le gusta la confrontación, por eso no responde a las críticas que como política le hacen.
"