Tegucigalpa, Honduras.

Al menos cuatro ataques de perros raza pitbull contra menores de edad se han registrado en distintas partes del territorio nacional en apenas un par de semanas.

Los sucesos han dejado como consecuencia la muerte de una niña de nueva años y la hospitalización e intervención quirúrgica de tres varones.

Tres menores sobrevivieron y una niña falleció.

El primero de los casos ocurrió el pasado 28 de mayo en la comunidad de Planes, Yamaranguila, Intibucá, donde el pequeño Selvin Ariel Hernández (11) fue mordido por varios caninos cuando iba de camino a una pulpería.

De acuerdo con el relato de su padre, ante la tardanza del menor para volver a casa, uno de sus hermanos fue a buscarlo y se encontró con la triste escena: dos pitbulls, un chow chow, un sabueso y un mestizo estaban hiriendo de gravedad a Danielito.

Luego del ataque, el niño ingresó a la unidad de cuidados intensivos del Hospital Escuela en Tegucigalpa y ya ha sido operado varias veces.

Conor ayuda a otros cachorros pitbull a ser sociables entrando en sus jaulas.

El siguiente caso se suscitó en Danlí, El Paraíso, y la víctima fue un niño de cinco años que sufrió la amputación de su pene por la severa mordida de un perro.

“El menor ingresó con un diagnóstico de mordedura de perro de la raza pitbull, el cual lamentablemente le ocasionó una lesión en sus genitales”, explicó Julieth Chavarría, portavoz del Hospital Escuela (HE).

Las autoridades del Dinaf pedirán a las autoridades municipales emitir ordenanzas para atender el problema.

Días más tarde, el 8 de junio, un niño fue atacado en la comunidad de Diamond Rock, municipio Santos Guardiola, Islas de la Bahía.

El menor fue ingresado de emergencia al hospital público de Roatán, donde de inmediato lo atendieron en la sala de operaciones ya que presentaba heridas graves en su rostro.

Jorge Figueroa, vocero del hospital público de Roatán, explicó que el niño presenta una lesión grave, una mordedura canina.

“De inmediato se atendió y por la condición de infante y la gravedad de las heridas producida por la mordedura hubo la necesidad de ser trasladado a sala de operaciones, donde fue atendido por cirujanos”.

Hospital público de Roatán.

Y el último caso, y el único de los cuatro con un saldo mortal, fue el de la niña Allison Nahomy Argueta (9), quien fue atacada por su propia mascota, la cual le provocó una grave herida en el cuello.

“Ese perrito tenía seis meses y era la mascota de la casa, mi hija lo cuidaba y alimentaba, pero el diablo actuó y la desgracia pasó”, fueron las palabras de Leopoldo Argueta, padre de la niña originario de Lepaera, Lempira.

<b>Allison Argueta fue sepultada este día.</b>