23/06/2022
11:31 AM

Más noticias

Teodoro Bonilla sale de prisión bajo la medida de preliberación

El exvicepresidente del Consejo de la Judicatura y la Carrera Judicial fue condenado por el delito de tráfico de influencias.

Tegucigalpa, Honduras.

El exvicepresidente del Consejo de la Judicatura y la Carrera Judicial, Teodoro Bonilla, condenado por el delito de tráfico de influencias, salió este día de la prisión bajo la medida de preliberación.

“Por el tiempo que dure el estado de emergencia, Bonilla tendrá que estar dentro de su casa de habitación. Normalmente la Ley del Sistema Penitenciario establece que la preliberación es para estar solo los fines de semana en las casas, pero debido a la pandemia él estará siempre en su vivienda”, dijo Delmi Márquez, abogada de Bonilla, en entrevista a HRN.

El exvicepresidente salió a alrededor de las 6:00 am rumbo a su casa. Márquez dijo que, ayer a las 4:00 pm Bonilla recibió la copia de la resolución donde le aprobaron el derecho de gozar la preliberación. Esta medida se vencerá el 29 de junio del 2020.

Además lea: Presos en Honduras con medida de prelibertad no retornarán a las cárceles hasta nuevo aviso

Según el Poder Judicial a Bonilla se le siguieron dos procesos judiciales, uno por tráfico de influencias, por el cual un tribunal de sentencia lo condenó en septiembre de 2017 a seis años de cárcel en un caso conocido como Shalom; y el otro caso incoado en los juzgados Anticorrupión es por 88 delitos de malversación de caudales públicos y 14 delitos de abuso de autoridad.

Por este caso, el juzgado ordenó apertura a juicio que no se realizó porque la defensa interpuso un recurso de amparo en la Sala de lo Constitucional.

Los magistrados que integran la sala y que conocen los amparos de los exfuncionarios del Consejo de la Judicatura se pronunciaron que en este caso primero debió conocerse en la parte administrativa (o sea el Tribunal Superior de Cuentas) y luego ser enviado el expediente para ser conocido en material penal.

En diciembre del año pasado hubo una solicitud de la defensa del beneficio de preliberación, pero el Consejo Técnico del Instituto Nacional Penitenciario no lo otorgó en ese momento porque desconocía la situación jurídica del segundo caso contra Bonilla.