San Pedro Sula, Honduras.

El abandono, la falta de planificación, el crecimiento urbano y la malas prácticas ambientales están pasando factura a los sampedranos.

Sesenta minutos de lluvia generaron caos en la ciudad la noche del lunes, dejando en evidencia que el actual sistema no es capaz de drenar una tormenta corta, pero con intensidad.

Foto: La Prensa

ACCIDENTE La salida vieja a La Lima está en construcción.
Expertos en ingeniería hidráulica, geotecnia y reconocidos profesionales coinciden en que el sistema de aguas lluvias en la ciudad colapsó y tiene más de 40 años de desfase.

Aseguran que la experiencia vivida debe servir al consorcio que elabora el Plan Maestro de Desarrollo Municipal para que incluya las recomendaciones correspondientes y hacerle frente al problema.

Foto: La Prensa

FALLA. Atrás de Megaplaza el drenaje pluvial colapsó.
“Se comienza a salir del retraso en obras, pero es necesario poner mano a este problema”, afirma Luis Rodríguez, experto en geotecnia.

Fue una lluvia extraordinaria, a esto se le suma que no todos los sistemas de drenaje grandes se han construido, pero también influye la falta de limpieza porque arrojamos basura por todos lados y ahí está el resultado, detalla el experto.

Foto: La Prensa

PROBLEMA. En Las Acacias falló el drenaje.
Rodríguez asegura que se vivieron situaciones difíciles porque el sistema no tiene la capacidad para atender ciertos casos y reconoció que es difícil trabajar con una lluvia de esa naturaleza.

Recomendó que en los proyectos que están en ejecución se revisen los drenajes, por ejemplo, en la segunda calle, salida vieja a La Lima, donde ayer parecía un río que hasta arrastró vehículos.

Foto: La Prensa

LLENA. En la salida sur las fallas en drenajes se evidenciaron.
Algunos colectores no están construidos y otros no son capaces de sacar tanto volumen de agua, aseguró.

El drenaje no está diseñado para soportar grandes cantidades de agua y eso es evidente, afirma el presidente del Colegio de Ingenieros Civiles, Martín Mayorquín.

Foto: La Prensa

CAOS. En el bulevar hacia el Rivas hubo mucho tráfico.
“La lluvia se concentró mucho tiempo y la inversión en alcantarillado pluvial es mínima. Hoy es necesario revisar si la captación es adecuada y la capacidad de tuberías y tragantes”, explicó. De acuerdo con las proyecciones, se necesitarán unos 2,500 millones de lempiras para construir el sistema pluvial. El experto en ingeniería hidráulica, Osmín Bautista, recomienda poner atención al desfase en la construcción de colectores en la ciudad.

“Esto no es nuevo, es un problema recurrente, la ciudad va creciendo y se van pavimentando más áreas y desde hace tiempo se viene diciendo que las tuberías que están dentro del primer anillo y del segundo tienen capacidad para evacuar el agua para la cantidad que fueron diseñadas, pero para escorrentías que generan esas lluvias ya no”.

Foto: La Prensa

RIESGO. Falta de señalización y descuido hacia la morgue.