TEGUCIGALPA.

La Secretaría de Salud afirmó ayer que ya lograron aplicar la primera dosis de la vacuna contra el covid-19 al 50% del personal de primera línea a nivel nacional.

Alba Consuelo Flores, titular de la Sesal, señaló en conferencia de prensa que para el próximo lunes esperan tener vacunado al 100% del personal de salud que está en la primera línea de batalla frente al covid-19, incluyendo a todos los trabajadores del Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS).

Analizan retomar medidas
Autoridades de la mesa multisectorial informaron que estudian retomar la implementación del toque de queda en territorio hondureño, suspendido debido a las elecciones. Esta medida es para evitar que se propague de nuevo el covid-19.
La ministra señaló que las personas que han sido vacunadas hasta ahora fueron seleccionadas bajo las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Consejo Consultivo Nacional de Inmunizaciones y con base en el análisis de la caracterización epidemiológica del covid-19.

Sobre la polémica donde diversos sectores señalaron que se estaba vacunando a personal administrativo de Salud, Flores expresó que hasta la fecha han registrado cerca de 62% de su personal infectado por coronavirus debido a las labores que realizan como supervisiones y visitas a los diferentes hospitales y centros de salud a nivel nacional.

18,516 dosis se aplicaron en los primeros tres días de vacunación, según la información proporcionada por la Secretaría de Salud.
“La Secretaría de Salud atiende un promedio de 1,200 trabajadores diarios provenientes de hospitales y regiones sanitarias, además, 400 trabajadores del nivel central se desplazan diariamente a las diferentes regiones del país a entregar medicamentos, insumos, equipo de bioseguridad y actividades de auditoría”, puntualizó.

Ida Molina, jefa del Programa Ampliado de Inmunizaciones (PAI), expresó ayer que ninguna región sanitaria ha parado de inmunizar y se tiene que cumplir con lo programado, que es vacunar a 36,634 trabajadores de la Sesal, 7,298 del IHSS y 4,048 del sector no público.

Molina reveló que en el segundo día de la campaña las regiones con mayores datos de inmunizados son Atlántida con 196, Colón 647, Comayagua 323, Copán 1,146, Cortés 853, Choluteca 1,536, El Paraíso 624, Francisco Morazán 463, Intibucá 400, La Paz 744, Lempira 1,724, Ocotepeque 36, Olancho 1,432, Santa Bárbara 132, Valle 645, Yoro 1726, región metro del Distrito Central 877, región metro de San Pedro Sula 1,315, Instituto Hondureño de Seguridad Social 3,052 y otros que continúan durante la semana. El esquema de vacunación con el fármaco de AstraZeneca es que dos meses después de la primera dosis se aplicará la segunda para terminar de inmunizar al personal.

Recomiendan continuar con la vacunación

TEGUCIGALPA. Ante la noticia donde se señaló que en la zona sur del país 33 enfermeras tuvieron efectos secundarios luego de haber recibido la aplicación de la primera dosis de la vacuna de AstraZeneca, Marco Tulio Medina, científico hondureño, señaló que en realidad solo son seis casos y no 32 o 33, como han señalado algunos sectores.

Medina a través de un video expresó que recibieron informes por parte de las autoridades de salud pública de la zona sur del país de personas con efectos secundarios. “La mayoría han sido leves, dos de ellas han requerido una hospitalización por reacciones alérgicas y cuatro por efectos psicológicos, particularmente de ansiedad”, comentó el médico.

El científico recomendó ser prudentes ante los informes que se llevan a cabo, dado que la mayoría de pacientes han sido con efectos secundarios leves y requieren farmacovigilancia.

“Hay algunos aspectos psicológicos donde hay que tener mucha prudencia, particularmente los ligados a la situación de trastornos psicogénicos en masa (histeria colectiva)”, dijo el experto.

Medina volvió a recalcar que la recomendación es seguir siendo suministrada, dado que su beneficio es superior a los efectos secundarios luego de la aplicación de la dosis. Entre los efectos secundarios reportados están fuerte dolor en el lugar de aplicación de la vacuna, fiebre y algunas reacciones alérgicas.