San Pedro Sula, Honduras.

Los médicos residentes de primer año dicen que están desmotivados porque no recibirán la beca por hacer sus prácticas en los hospitales públicos.

La beca consiste en un salario de L22 mil durante sus tres años de residencia. Este es un requisito para culminar su postgrado.

“No nos pueden quitar ese beneficio. Trabajamos como todos en los hospitales. El Estado se ahorra mucho dinero con los médicos residentes y deberían de reconocernos algo. No es justo que el beneficio se mantenga solo para los de segundo y tercer año”, manifestó Alfredo Rodríguez, médico residente.

Un especialista tiene un sueldo superior a los L38 mil en hospitales públicos.

Ledy Brizzio, directora del hospital Mario Rivas, dice que la medida le parece injusta. “El hospital necesitaría contratar mucho personal para que realicen las labores que hacen los médicos residentes y merecen ser reconocidos por su esfuerzo”.

Raúl Arita, director de Ciencias de la Salud de la Universidad Nacional Autónoma en el Valle de Sula (Unah-VS), refirió que “lo que pasa es que se priorizará la partida de las becas y los primeros beneficiados son los de segundo y tercer año. Con los de primer año se hará una selección basada en el índice académico.