TEMAS DESTACADOS:
Tegucigalpa, Honduras.

Mañana miércoles se desarrollará el juicio oral y público contra Marco Bográn y Alex Moraes, ambos exdirectivos de Inversión Estratégica Honduras (Invest-H), por el mediático caso de la compra de los hospitales móviles para mitigar la pandemia del covid-19.

“A ellos se les acusa de delito de fraude y dos delitos de violación de los deberes de los funcionarios. La Fiscalía General tiene en su poder 58 pruebas documentales, dos testigos, ocho pruebas periciales y dos evidénciales, esta es toda la carga con que se enfrentará el juicio oral y público contra Bográn y Moraes, actualmente en prisión.”, mencionó Yuri Mora, portavoz del Ministerio Público.

La causa es debido a la compra de hospitales móviles en Turquía para enfrentar la pandemia de covid-19 que desde marzo de 2020 afecta a Honduras.

Fue entre marzo y abril de 2020 cuando Bográn y Moraes compraron siete hospitales móviles “de manera directa y fraudulenta”, con Axel Gamaliel López (guatemalteco), representante Legal de HospitalMoviles.com y Elmed Medical Systems INC, pagando de manera anticipada el 100% del precio y a 47.5 millones de dólares, según el Ministerio Público.

Axel Gamaliel López está acusado por dos delitos de fraude a título de cooperador necesario y en Estados Unidos, donde reside, le han sido asegurados más de 100 millones de lempiras (4,2 millones de dólares) en una cuenta bancaria. El empresario guatemalteco tiene orden de captura con alerta roja internacional y las autoridades hondureñas están a la espera de que Interpol la ejecute.

La millonaria compra de los hospitales móviles resultó un fiasco, de acuerdo con denuncias de múltiples sectores de la sociedad civil y el Ministerio Público.

De los siete hospitales móviles, que llegaron entre julio y noviembre de 2020, algunos con equipos vencidos o usados, solo terminó funcionando el instalado en San Pedro Sula.

Según el Consejo Nacional Anticorrupción (CNA) y la Asociación para una Sociedad más Justa (ASJ), en la compra de los siete nosocomios móviles hubo corrupción y con lo que se pagó por ellos se pudieron construir varios hospitales en el país.

Según informes biomédicos, el equipo “no solo está sobrevalorado, sino que no cumplen la función de poder ser útil para atender pacientes de covid-19 debido a que tiene problemas de diseño y equipamiento, porque hay equipo vencido, usado y alguno incluso en mal estado o disfuncional”.

Los señalamientos indican que el proveedor no tenía la capacidad técnica para construir, fabricar y equipar este tipo de hospitales. Se dijo también que el departamento de adquisiciones de Invest-H “advirtió sobre el peligro de concretar la compra, puesto que no se tenía mayor información sobre ese proveedor y que en razón de los montos era un gran riesgo que los llevaría a serios problemas”; sin embargo, las autoridades de Invest-H hicieron “caso omiso” a la advertencia y llamaron “fuertemente la atención” de los empleados del departamento de adquisiciones por preguntar “sobre garantías y especificaciones técnicas” de los hospitales.