Tegucigalpa, Honduras.

Un alto jefe de las Fuerzas Armadas de Honduras instó este martes a que las elecciones presidenciales del 28 de noviembre se celebren en paz y a evitar “llamar a la confrontación”, cuatro años después de una ola de violencia postelectoral.

“Dejemos atrás la división, el egoísmo, la maldad y los intereses oscuros que puedan afectar la paz y la tranquilidad de nuestro pueblo”, dijo el jefe de las Fuerzas Armadas, general Tito Livio Moreno, en una ceremonia tras asumir la responsabilidad del transporte de material para los comicios.

Según la ley, las Fuerzas Armadas y la policía pasan a disposición del Consejo Nacional Electoral (CNE) un mes antes de las elecciones, para hacerse cargo del transporte del material electoral a los 18 departamentos del país, así como la seguridad de todo el proceso.

“No podemos vivir con esos llamados al odio y a violencia. No debemos llamar a la confrontación”, añadió Moreno en la ceremonia que se llevó a cabo en un campo militar al sur de la capital, con la presencia del presidente Juan Orlando Hernández.

Según el gobierno, 42.000 efectivos militares y policiales darán seguridad a los comicios, en los que se elegirá al sucesor de Hernández.

De acuerdo con recientes encuestas, la contienda es liderada por Nasry “Tito” Asfura, candidato del oficialista Partido Nacional (PN, derecha), seguido por Xiomara Castro, esposa del derrocado presidente Manuel Zelaya, y representante del partido Libertad y Refundación (Libre, izquierda).

La campaña se calentó desde el 13 de octubre cuando el presentador de televisión Salvador Nasralla, posicionado como tercero en las preferencias, anunció su adhesión a Libre.

La campaña en televisión del PN ataca a Castro señalándola de “comunista”, al mostrar un video de 2015 en donde la candidata ofrece un discurso en homenaje al fallecido presidente de Venezuela Hugo Chávez, durante una ceremonia en Caracas que lideró el gobernante Nicolás Maduro.

El partido Libre promociona un “socialismo democrático”, defendido por Zelaya, quien fue derrocado en Honduras por una alianza cívico-militar el 28 de junio del 2009.

En los comicios de 2017, Hernández fue reelecto tras derrotar por un estrecho margen a Nasralla, que se presentaba por primera vez a los comicios. Pero una ola de violencia se desató por más de un mes, en medio de severas acusaciones de fraude.

Los bloqueos de calles y enfrentamientos dejaron más de 30 muertos.

En los comicios del 28 de noviembre, a los que están convocados más de cinco millones de electores, se escogerán también diputados y alcaldes.