22/04/2024
12:46 AM

Droga incautada en cargamento con café hondureño vale 148 millones de dólares

  • 30 enero 2019 /

La Guardia di Finanza de Italia compartió un video en el que se les observa abriendo el contenedor de donde extraen las 23 mochilas con la droga colocada sobre los sacos de café.

Livorno, Italia

La policía italiana anunció ayer el decomiso de un alijo de casi 650 kilogramos de cocaína en un cargamento de café proveniente de Honduras, una de las mayores incautaciones de los últimos 10 años en ese país.

La operación tuvo lugar en el puerto de Livorno, en el norte de Italia, y las autoridades calculan que la droga vale unos 148 millones de dólares (3,626 millones de lempiras y 130 millones de euros).

La cocaína fue descubierta el 15 de enero. El contenedor con los sacos de café y droga provenía de Honduras y transitó por Costa Rica. Su destino final era la ciudad española de Barcelona, indicó la policía.

Se informó que la policía italiana reveló que el contenedor salió de Puerto Cortés, en Honduras, y que fue transferido en Costa Rica a otro barco con destino a España. Su último puerto antes de Livorno fue Algeciras, España.

La incautación de droga recordó la incautación de 308 kg de cocaína el año pasado y otros 253 kg en 2016. La cocaína se dividió en 582 fardos distribuidos en 23 bolsas, indicó el sitio italiano www.fanpage.it, que agregó que esta es la mayor incautación en el puerto toscano durante los últimos 10 años.

Operación

El golpe a las redes del crimen organizado internacional involucró a la Guardia di Finanza de Livorno y la Agencia de Aduanas local. Ellos detallan que la droga estaba oculta en un barco que enarbolaba la bandera portuguesa, procedente del puerto español de Algeciras, en un contenedor que contenía 644 kilogramos de cocaína. La enorme cantidad de cocaína, dividida en 582 pasteles (bloques), se ocultó en 23 bolsas negras colocadas en el contenedor, sobre algunos sacos blancos que contenían granos de café.

La policía italiana señala que “el contenedor donde se encontró la cocaína fue enviado por un productor hondureño de café y abordó un barco de motor en Puerto Cortes (Honduras) y luego fue trasladado a otro barco en el puerto de Moin (Costa Rica), destinado a desembarcar en el puerto de Barcelona, ​​desde donde más tarde tendría que ser recogido para su entrega a una empresa en Madrid.



Operación

El golpe a las redes del crimen organizado internacional involucró a la Guardia di Finanza de Livorno y la Agencia de Aduanas local. Ellos detallan que la droga estaba oculta en un barco que enarbolaba la bandera portuguesa, procedente del puerto español de Algeciras, en un contenedor que contenía 644 kilogramos de cocaína. La enorme cantidad de cocaína, dividida en 582 pasteles (bloques), se ocultó en 23 bolsas negras colocadas en el contenedor, sobre algunos sacos blancos que contenían granos de café.

La policía italiana señala que “el contenedor donde se encontró la cocaína fue enviado por un productor hondureño de café y abordó un barco de motor en Puerto Cortes (Honduras) y luego fue trasladado a otro barco en el puerto de Moin (Costa Rica), destinado a desembarcar en el puerto de Barcelona, ​​desde donde más tarde tendría que ser recogido para su entrega a una empresa en Madrid.

Foto: La Prensa

La operación se planeó luego que la policía fuera alertada de la existencia del cargamento ilícito.

Las claves

1 Según las autoridades de Italia,
el contenedor donde se encontró la cocaína fue enviado por un productor hondureño de café y abordó un barco de motor en Puerto Cortes y luego fue trasladado a otro barco en el puerto de Moin (Costa Rica), destinado a desembarcar en Barcelona, desde donde más tarde tendría que ser recogido para su entrega a una empresa en Madrid.

2 La dirección de aduanas de Honduras asegura que antes de tocar Europa el contenedor pasó por un puerto en Colombia.

3La cocaína, descubierta el 15 de enero, estaba dividida en 582 pasteles escondidos dentro de 23 bolsas colocadas en el contenedor, sobre algunas bolsas blancas que contenían granos de café.