TEGUCIGALPA.

Peritos en microbiología serán los encargados de determinar a qué temperatura debieron estar las 250,000 pruebas PCR que se compraron y dañaron y que aún permanecen en un contenedor en la aduana de la terminal de carga del aeropuerto Toncontín.

Jorge Galindo, portavoz de la Agencia Técnica de Investigación Criminal (Atic), confirmó que las pruebas están apiladas en 14 cajas en un contenedor.

El equipo de fiscales aseguró un contenedor en las oficinas de la empresa de envíos internacional DHL en Tegucigalpa y se custodió una serie de evidencias relacionadas a este caso.

“Ahora irá un perito del Ministerio Público experto en microbiología a hacer unas pruebas para ver si están buenas, las fechas de vencimiento, cuántas son y el manejo que tuvieron desde que salieron de Corea hasta acá”, señaló por su parte Yuri Mora, vocero del Ministerio Público.

Aclaración
Por un error, en nuestra edición de ayer apareció publicado el nombre de Cadelga en vez de Cadeca, como es, en el tema de las 100,000 pruebas PCR que la Secretaría de Salud mantiene en depósito en un cuarto frío de Cadeca. Cadelga no tiene ninguna relación en este tema, por lo que pedimos disculpas por los inconvenientes causados. Que conste.

Añadió que la Fiscalía Especial de Transparencia y Combate a la Corrupción Pública (Fetccop) solicitará información a la empresa coreana Bioner Corporation, proveedora de las 250,000 pruebas PCR que se dañaron, sobre por qué se incumplió con la cadena de frío.

“Se nos ha informado que próximamente serán citados a declarar las personas de Invest-H para que contesten algunas interrogantes que tienen los fiscales respecto a la investigación”, señaló Mora.

La adquisición. El 3 de abril de 2020, Invest-H inició la gestión de compra de 250,000 kits de prueba ACCUPOWER RT-PCR para los diagnósticos de covid-19.

El primero en declarar será Marco Bográn, exdirector de Invest-H, que es el principal investigado no solo en este caso, sino en otras tres líneas que encabeza la Fiscalía anticorrupción.

Además, se citará a otros funcionarios de Invest-H que se involucraron en el proceso de las compras, “que son los mismos que compraron los hospitales móviles”, declaró Mora.

Las 250,000 pruebas se adquirieron por un monto total de 46 millones de lempiras.Los kits resultaron dañados por problemas de temperatura al no seguir la cadena en frío que los mantenía utilizables.